Compartir

Nadia Rodríguez

La migración es la primera crisis de la era Biden. La llegada ininterrumpida de niños migrantes no acompañados encendió las alarmas de Estados Unidos, pues en cinco meses han sido capturados o deportados una cantidad de menores similar a la registrada en todo un año.

En el año fiscal 2020 ( 1 de octubre 2019 a 30 de septiembre de 2020) Estados Unidos detuvo a un total de 30 mil 557 infantes; 19 mil 618 bajo el Título 8 y los 10 mil 939 restantes fueron deportados bajo el Título 42, que justifica la expulsión debido a la pandemia de la Covid-19. 

Mientras que en los primeros cinco meses del año fiscal 2021 (01 de octubre 2020 a 28 de febrero 2021) las detenciones de menores migrantes ascendieron a 24 mil 369 y las deportaciones alcanzaron las 4 mil 641; es decir, en conjunto sumaron los 29 mil 010 niños afectados, de acuerdo con un reporte del Congressional Research Service (CRS). 

En lo que va del año fiscal 2021, Estados Unidos ha capturado o deportado a más de 10 menores de Guatemala, otros 10 mil de México, más de 5 mil de Honduras y unos 3 mil de El Salvador. El resto proviene de otros países. 

El informe del CRS admite que debido a la frecuente llegada de niños migrantes, estos han sido llevados a albergues no aptos para ellos, y han sido retenidos por más tiempo que las 72 horas que autoriza la ley. También señala que los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) “sostienen que es preferible aliviar las pautas de Covid-19 en los refugios, a pesar de los posibles riesgos para la salud”, debido a la saturación. 

Compartir