Raúl García Araujo

Apenas arrancó la segunda semana de este 2022 y los mexicanos nos enteramos que por segunda ocasión el presidente Andrés Manuel López Obrador se contagió de Covid-19.

Lo preocupante, es que tanto el jefe del Ejecutivo federal como el gobierno de México han tomado el tema de la pandemia muy a la ligera.

A pesar de la aparición de la variante Ómicron, el gobierno de la 4T, no lanzó una llamada de alerta a tiempo para evitar la nueva ola de contagios que existen en todo el país.

En este contexto, la noticia de que el presidente López Obrador se volvió a enfermar de este virus, puede traer consecuencias desastrosas en diferentes órdenes, principalmente en el económico. Pues ello puede ubicar a México como uno de los países más irresponsables en el manejo de la pandemia.

No es cosa menor que el presidente López Obrador haya enfermado de nuevo con la variante de este virus, ya que esto puede alterar el ritmo de la economía mexicana.

El principal responsable, en caso de que se presente de nuevo una crisis financiera en el país, será el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell o el mal llamado “Doctor Muerte” y su supuesto jefe, Jorge Alcocer Varela.

Aunque hacemos votos para que el presidente López Obrador se mejore los más pronto posible, es cuestionable el actuar de dichos funcionarios públicos, por cierto, Alcocer es su médico de cabecera. A buen árbol se arrima, diría el clásico, estuvo a cargo del cuidado de la mamá del presidente, Doña Manuela Obrador, y de su esposa, Rocío Beltrán, y ambas se le murieron. Vaya doctor de cabecera. Todo un flamante florero, el doctor Alcocer. 

Y qué decir de López-Gatell, quien pide a la población con síntomas no acudir a realizarse una prueba para detectar Covid, con el argumento de que no hay suficientes y hay que guardarlas para gente con enfermedades crónicas o de edad avanzada. 

Irresponsable como ha sido, compara los síntomas de Ómicron con los de un resfriado, sin contar con que la propia Organización Mundial de la Salud ha pedido no minimizarla. 

En fin, ambos no actuaron con prudencia y permitieron que el mandatario federal relajara las diversas medidas sanitarias, ante la amenaza de la nueva variante de este virus. Tomaron como poca cosa, las alertas de que venía una nueva ola de contagios no solo en el país sino en todo el mundo.

López-Gatell y Alcocer lejos de prevenir al jefe del Ejecutivo federal y a la población, declararon en la conferencia mañanera que se trataba de un “pequeño covid” con síntomas de una gripe y que se cura con paracetamol y VapoRub. Ahí están sus consejos y recomendaciones, de nuevo el Presidente enfermo.

Acaso no sabe, López-Gatell, que la salud del mandatario es un asunto de seguridad nacional, o no entiende que el Presidente mexicano representa a un país de más de 120 millones de habitantes, y que México está dentro de las 20 economías más grandes del mundo.

Él (López-Gatell) no entiende eso, lo único que lo mueve es su soberbia y lambisconería, con la que camina por los pasillos y las reuniones de Palacio Nacional.

Si cree que me equivoco, estimado lector lea usted y juzgue por su propia cuenta un tuit, después de que el mandatario federal informó de su convalecencia.

“Querido presidente: espero que se mejore muy pronto. Todo su equipo estamos atentos a su recuperación y dedicados a las tareas que nos ha encomendado. Confiamos en que muy pronto estará de regreso en actividades públicas”, nada de seriedad, ni como científico, ni como parte de una instancia gubernamental fundamental; y bueno, ni ninguna recomendación a los mexicanos para evitar los espacios cerrados o seguir con las medidas sanitarias para evitar contagios de esta nueva variante llamada Ómicron.

No nada de eso, a Hugo López-Gatell no le afecta, ni mínimamente en su conciencia que México ya haya rebasado la cifra de más de 300 mil muertos por esta pandemia. Tampoco le importa, que dos secretarias de estado estén también contagiadas por Covid-19; le estoy hablando de la de Economía, Tatiana Clouthier y la del Medio Ambiente y Recursos Naturales, María Luisa Albores González. Es decir, el círculo cercano al Presidente que despacha en Palacio Nacional está infectado por este virus.

¿Y ahora qué subsecretario Hugo López-Gatell?, ya le recomendó al Presidente de México y sus secretarios atenderse con VapoRub o ¿lo hará su jefe, el denominado inútil, pero muy salamero, secretario de Salud, Jorge Alcocer? Ustedes dos, son los funcionarios más irresponsables del gobierno de la Cuarta Transformación.

Sin lugar a dudas, que será la historia la que juzgue su pésimo trabajo durante la pandemia, pues los resultados son de muerte y dolor para miles de familias mexicanas.

En Cortito: Un S.O.S., para las autoridades del Transporte, de Movilidad, y del Gobierno de la Ciudad de México ante la anarquía con la que se mueven los mudanceros que operan al lado de los talleres de madera que están instalados prácticamente al pie del Bosque de Tlalpan.

Son unos verdaderos rateros, no por lo que cobran, lo cual de por sí ya es un robo, sino porque efectivamente son unos asaltantes.

Resulta que cuando son contratados, acuden de tres o cuatro personas y mientras unos hacen las maniobras para dejar las cosas adquiridas en los talleres artesanales, otro u otros se dedican a robar objetos de las casas visitadas.

Ante esa situación, cabe el llamado para las diferentes autoridades involucradas, a fin de que regulen, o por lo menos, vigilen, el trabajo (?) de estos ladrones mudanceros. 

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir