Raúl García Araujo

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, se ha colocado a la cabeza en la lista de los políticos emanados de Morena, para sustituir en el cargo al presidente Andrés Manuel López Obrador en 2024.

Ebrard, además de asumir en los hechos un rol de vicepresidente de México, ha ganado un gran número de adeptos por su desempeño en el tema de la pandemia en nuestro país.

Al canciller le ha tocado dar a conocer las escasas noticias positivas sobre la Covid-19, en medio de la tragedia que representan más de 60 mil 800 muertes por esa enfermedad.

Fue Marcelo Ebrard quien construyó los puentes internacionales para traer de Estados Unidos, China y otros países, el equipo y material médico para los trabajadores de salud que están en la primera línea de la batalla contra la Covid-19.

También, desde su dependencia, se coordinó el traslado de las cenizas de los cientos de migrantes mexicanos que han fallecido por Coronavirus en Estados Unidos.

Hace unos días, cuando los medios de comunicación daban cuenta de que se cumplían los escenarios catastróficos de la pandemia planteados en junio, por el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, fue el secretario de Relaciones Exteriores el encargado de anunciar una buena noticia en medio de tanta tragedia.

En Palacio Nacional, Ebrard dio a conocer que el gobierno de México junto con la fundación Carlos Slim trabajan con la farmacéutica AstraZeneca y la Universidad de Oxford, en Londres, Inglaterra, para la elaboración de la vacuna contra la Covid-19, misma que se espera llegue al país en el primer trimestre del próximo año.

El anunció catapultó a Marcelo Ebrard, ya que la nueva medicina además de llegar a México también se pretende que vaya a países de América Latina con la idea de apoyar a toda la región.

Este miércoles el canciller confirmó, durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, que México participará en la Fase de pruebas de la vacuna rusa “Sputnik V” y en otro proyecto de vacuna de un centro científico de Italia. Además, habló sobre los cuatro proyectos de vacuna que se desarrollan en nuestro país y que recibirán apoyo gubernamental.

En contraste, lejos y en un deprimente papel, se encuentra la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, que se ha visto rebasada por la pandemia y las consecuencias que la enfermad ha traído a la capital del país.

La morenista no ha logrado reactivar la economía de la Ciudad de México, mucho menos evitar el número de contagios de la enfermedad que ronda en los 92 mil 92 casos y 10 mil 159 muertos.

A esto habrá que sumarle a Sheinbaum que su primer secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, es prófugo de la justicia por estar involucrado en presuntos actos de corrupción en la extinta Policía Federal y que mientras estuvo en el cargo convirtió a la Ciudad de México en una de las más violentas del país.

También habrá que hablar de Omar García Harfuch, actual secretario de Seguridad Ciudadana, quien fue objeto de un atentado por, según él, integrantes del Cártel Jalisco Nuevo Generación en una de las zonas más lujosas y vigiladas de la ciudad como es Las Lomas de Chapultepec.

Pero ojo, las amenazas no cesan contra el jefe policiaco y ha recibido otras dos más a través de videos y una por medio de una manta en la alcaldía Gustavo A. Madero. Sheinbaum asegura que es a causa del trabajo de García Harfuch, pero lo que debe preguntarse es si los criminales deciden atentar de nuevo contra su secretario ¿Qué hará en medio de la nueva normalidad, cuando hay más gente en sus calles y avenidas? ¿Habrá un mayor número de víctimas colaterales de una acción así?

García Harfuch trae un gran número de escoltas, aún más después del atentado, pero los ciudadanos a nadie. Sheinbaum va perdiendo fuerza para aspirar a la silla presidencial ante el canciller Marcelo Ebrard y el presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá que decidir entre eficiencia o mediocridad.

En Cortito: Nos cuentan que existe un pésimo servicio del agua potable en el municipio de Yautepec, Morelos, sobre todo en la localidad de Oaxtepec. Las autoridades municipales, encabezadas por el alcalde Agustín Alonso Gutiérrez, cobran el servicio mes con mes y si algún ciudadano no lo paga de manera puntual, de inmediato le suman los recargos. Lo peor, es que hay casos en que los ciudadanos a pesar de hacer sus pagos en tiempo y forma, no les llega ni una gota de este servicio en semanas y se ven en la necesidad de pagar pipas de agua que tiene un costo de 600 pesos, pero deben de hacerlo porque no tienen ni una gota de agua en sus hogares. Ojalá el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco tome cartas en el asunto, porque parte de las personas afectadas por este problema son aquellas que van a casas de fin de semana en Oaxtepec y reactivan la economía de la localidad y del estado

Compartir