Raúl García Araujo

Puerto Vallarta, Jalisco. – Las cosas en esta ciudad caminaban -hasta el pasado fin de semana- con total normalidad. La gente oriunda de este lugar y de Nayarit, iban y venían de sus actividades, la mayoría de ellas, relacionadas con el sector turístico, que es su principal fuente de ingresos.

Mientras que en la Ciudad de México -la semana pasada- se discutía que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, necesitaba tomar medidas más severas, para evitar posibles contagios por el Covid-19, en este puerto jalisciense, sus habitantes tomaban las cosas con calma. La gente de Puerto Vallarta estaba atenta a cada uno de los mensajes que publicaba en sus redes sociales, el gobernador del estado, Enrique Alfaro.

El mandatario jalisciense pidió a los ciudadanos atender las recomendaciones sanitarias implementadas tanto por las autoridades locales como federales y que no había, hasta ese momento, necesidad de cerrar las playas. La gente de este lugar seguía cada una de ellas.

Las cadenas de hoteles cumplían con los filtros sanitarios en sus instalaciones e invitaban a sus huéspedes a tomar sus precauciones. En algunos hoteles de este centro turístico se realizaban bodas que eran acompañadas con fuegos artificiales. Pero en minutos todo cambio.

Alrededor del mediodía del pasado sábado una usuaria de redes sociales subió un video en el que se observaban grandes filas de turistas extranjeros que estaban en el aeropuerto de Puerto Vallarta con la demanda de salir del país, ante la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de cerrar sus fronteras con México a viajes «no necesarios».

A partir de ahí se pasó de la paz a la histeria. La imagen captó la atención de los miles de turistas que estaban de vacaciones en este lugar. En el malecón de Puerto Vallarta, bajó la visita de gente, que comúnmente va a observar la puesta de sol o tomar las fotos de este paraíso tropical. La noticia afectó a la economía de quienes viven de los turistas.

La gente ya no salió de sus hoteles y estaban pendientes de los comunicados tanto del Gobierno de Jalisco como de las autoridades aeroportuarias, ante la posible cancelación de vuelos nacionales e internacionales.

Pegó fuerte a los taxistas que a diario transportan a los turistas a los diversos hoteles de la región. Salvador trabaja en una empresa de este tipo. Narró a En Corto, cómo el video afectó en instantes la economía del lugar. Contó que la grabación de los turistas supuestamente «varados» ahuyentó los vuelos y la llegada de gente al puerto.

La empresa, en la cual lleva trabajando 20 años, recibió de inmediato cancelaciones de gente que estaba programada para llegar la noche del sábado, tanto de la Ciudad de México, como de otros estados de la República.

Dijo que las operadoras de la compañía pedían la razón de cancelación, y que ellos decían que era por el video de los cientos de turistas extranjeros que estaban formados en el aeropuerto para salir de este lugar.

«Lo cierto es que ese día (sábado 21 de marzo) las aerolíneas abrieron más vuelos de los ordinarios para que la gente que quisiera irse a su país lo hiciera», comentó a este reportero Salvador y agregó: «sin duda ya nos pegó a nuestra economía y familia».

Es mediodía del domingo 22 de marzo. De nueva cuenta se ve a un gran número de turistas extranjeros haciendo filas para documentar su equipaje en las aerolíneas internacionales. Y parece, a simple vista, que todo es un caos, pero no es así. Continuaba el plan de las líneas aéreas de abrir el mayor número de vuelos para los ciudadanos de Estados Unidos y Canadá.

En vuelos nacionales no hay gente. Los turistas documentan rápido. Después de hacerlo, los viajeros tienen que subir una escalera eléctrica para abordar su avión. Se ve a varias personas grabando las filas de los pasajeros extranjeros, pero ahora se les acercan funcionarios del aeropuerto de Puerto Vallarta, para recordarles, de forma muy correcta, que están en una zona federal y que deben borrar ese video, ya que la realidad no es lo que parece ser.

Y así es, al llegar al área de abordaje, los turistas extranjeros, esos de las largas filas, hacen uso con total tranquilidad de los restaurantes y zonas de convivencia de la central aérea, así como de los comercios donde se venden recuerdos de la ciudad. 

Sin duda un video llevó el caos y la histeria a Puerto Vallarta, cuando aún no entrábamos a la fase dos, decretada oficialmente este martes, y que demanda de todos, mayor precaución y mantenernos en casa.

En Cortito: Nos cuentan empresarios de Chiapas que el coronavirus logró lo que las autoridades del estado y federales no han podido: frenar el tráfico de gasolina que ingresa de contrabando por Guatemala.

Desde el fin de semana pasado, y debido a una orden del gobierno guatemalteco, la frontera con México fue cerrada ante la emergencia sanitaria.

Esto afectó a los contrabandistas quienes tuvieron que parar momentáneamente y dejar de enviar tambos y tambos de combustible a Chiapas, donde de inmediato se notó su ausencia.

En el ámbito empresarial del estado se dice que los gasolineros que han resultado más afectados desde hace un año, tienen pensado enviar una carta de agradecimiento al presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, por ayudarles, de forma colateral, a combatir la ilegalidad y competencia desleal que representa para ellos el contrabando de combustible.

Compartir