Lourdes Mendoza

Con la novedad de que el lunes nos encontramos con que violentando la Ley y el Reglamento del Senado, Morena citó a comisiones unidas de Hacienda y Estudios Legislativos Segunda para votar el dictamen que desaparece 109 fondos y fideicomisos. La cita fue en una sede alterna, en el hotel Fiesta Inn del Centro Histórico que de barato no tiene nada ¡lo bueno que están en austeridad!

A los morenistas se les olvidó que el artículo 144 del Reglamento dice textual: “Las reuniones de comisiones se celebrarán en las instalaciones del Senado. Cuando por excepción se realizan fuera de ellas, son aprobadas por la Mesa (Directiva) según la disponibilidad presupuestal”.

Ojo, 10 días antes, Alejandro Armenta, presidente de la Comisión de Hacienda, fue diagnosticado con Covid-19 y aun así, el poblano se presentó al hotel y se atrevió a quitarse el cubrebocas. ¿Quién le habrá recomendado suspender su cuarentena?, ¿el subsecretario de las cifras erráticas, Hugo López-Gatell?

Aguas porque el artículo 199 Bis del Código Penal Federal establece que quien a sabiendas de que tiene una enfermedad grave en periodo infectante y ponga en peligro de contagio la salud de otro será sancionado de tres días a tres años de prisión y hasta 40 días de multa. ¡Quiúboles!

La Comisión de Hacienda aprobó el dictamen en fast track, pero es de aplaudir el voto en contra de la reconocida legisladora Ifigenia Martínez, de Morena. 

Mientras, la Comisión de Estudios Legislativos Segunda no pudo votar por falta de quórum, faltaba un integrante. La petista Nancy de la Sierra se unió al bloque de contención del PAN, PRI, MC y PRD y en dos ocasiones no acudió al llamado. Pero la tercera fue la vencida.

La Comisión sesionó el martes, en lo oscurito porque ni siquiera hubo transmisión en vivo. Lo hizo en unas oficinas que tiene el Senado cerca de su antigua sede de Xicoténcatl. Seis votos vs tres. Se aprobó y pasó al Pleno con la convicción de que habría una batalla legislativa. 

Y sesionaron en sedes alternas porque el Senado de Reforma estaba bloqueado por científicos, investigadores, artistas, víctimas de la violencia, periodistas desplazados… El lunes en la noche, Claudia Sheinbaum les mandó a elementos de seguridad, algo así como los granaderos que ya no son granaderos, ahora son grupos policiales, entre ellos uno que se llama Tanathos, ¡sí, como el dios de la muerte! ¡Así como lo están leyendo!

El martes siguió la protesta. Un grupo de científicos pidió reunirse con los senadores. No hubo consideración. ¿Pues no que con el pueblo, todo; sin el pueblo, nada?

“¡Diálogo, diálogo!”, “Senador, escucha, la ciencia está en la lucha”, “Más ciencia, menos obediencia”, gritaron los afectados. Sin dejar de lado la “Carta de apoyo a los científicos mexicanos”, firmada por al menos 700 científicos de universidades como Harvard, Oxford, Yale, Cambridge, Stanford y el MIT.

El tema llegó al Pleno, pero hasta el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, sabía que la votación estaba cerrada. Hubo gritos, reclamos, protestas y, por momentos, Morena montó guardia para que la oposición no tomara la tribuna.

La priista Claudia Ruiz Massieu exigió el nombre del funcionario que autorizó sesionar en Xicoténcatl, también el certificado de salud de Armenta, por aquello del coronavirus. Les cuento que el funcionario que no le vio problema a la sesión en medio de la pandemia fue José Luis Alomía, director general de Epidemiología y cercano a López-Gatell. 

¡Ah!, el presidente de la Cámara, Eduardo Ramírez, dijo que Armenta sí tenía certificado médico, pero no podía mostrarlo porque violentaría sus derechos humanos. Fue precisamente Armenta el primero en exponer; dijo que no se terminarían los apoyos, sino “el arte de desaparecer el dinero público”.

Por su parte, Julen Rementeria tuiteó: “Hay 62 senadores,  incluyéndome. No 68. La sesión de hoy es espuria. NO HAY QUÓRUM y lo que en ella se apruebe sería ilegal y lo vamos a tumbar en tribunales”. 

Compartir