EOS-REPARE, la planta que está transformando la Economía Circular

18 de Junio de 2024

EOS-REPARE, la planta que está transformando la Economía Circular

DSC06315
Foto: Especial

La idea de su construcción nació en FEMSA y ahora tiene la capacidad de reciclar el 99% de los componentes de los refrigeradores comerciales, como parte de su estrategia de sostenibilidad

El refrigerador a simple vista parece desgastado por el uso intenso, su desempeño ya no es el mismo y su reparación no es lo más viable. Lo más fácil sería tirarlo a la basura y apilar los vertederos de la contaminación, pero no es lo correcto.

Se trata de un enfriador típico de las tiendas, que no son como los de una casa. La vida útil de un refrigerador comercial es de hasta 15 años en zonas del país con baja salinidad en el ambiente, pero los que son instalados en lugares de costa con una gran cantidad de humedad, salinidad y altas temperaturas duran 10 años.

Sin embargo, algo innovador está ocurriendo en San Juan del Río, Querétaro. Ahí ese plata y rojo de cada frigorífico, que son acero y aluminio, se convierten, en poco tiempo, en un bloque cuadrado perfecto, útil para ser reutilizado. Pero no sólo eso, el 99% de cada uno de estos refrigeradores, sus componentes, se recicla y eso ocurre gracias a la Planta industrial de EOS–REPARE, FEMSA.

EOS–REPARE

Así, el vidrio, cobre, plástico cobrarán nueva vida, en un proceso que además es inclusivo, porque en él participan mujeres y hombres altamente entrenados, porque es un reto el proceso para separar y encontrar cada uno de los materiales reusables que tienen una importante demanda en el mercado.

Por ejemplo, todas las resinas plásticas se envían a otra empresa del grupo, PTM, donde son procesadas y limpiadas para volver a utilizarse para un nuevo enfriador. Lo mismo sucede con el acero, con las parrillas y los componentes metálicos; el vidrio que se recupera de las puertas igualmente vuelve a ser procesado.

Es toda una riqueza de materiales que se obtienen. Desde desechos ferrosos, como el acero, y no ferrosos, como aluminios y cobres; plásticos, vidrio, chatarra electrónica (como las tarjetas electrónicas que le dan vida al compresor de las que incluso se puede extraer oro), gas refrigerante y poliuretano.

Anteriormente estos refrigeradores se enviaban a un proveedor de recolección, pero ahora en la planta EOS–REPARE, FEMSA se asegura de que sean adecuadamente procesados para evitar que muchos de los desechos de estos productos terminen en rellenos sanitarios.

Es por eso que la enorme y tecnificada planta industrial de San Juan del Río es un ejemplo de la llamada Economía Circular, que consiste en acopiar y procesar, para luego generar nuevos productos, en este caso en torno a los enfriadores para puntos de venta.

Y si se utiliza la totalidad de la capacidad de esta planta, podría procesar hasta 75,000 equipos en un año.

“Una iniciativa que es muy buena para reflejar el concepto de Economía Circular es lo que hacemos en el caso de equipo de refrigeración. Hay una planta que se llama EOS y fue diseñada exclusivamente para el reciclaje de refrigeradores, una vez que el refrigerador llega al final de su vida útil, es enviado a esta planta y 99% del material que contiene el material del refrigerador es reutilizado o reciclado”, resume en entrevista Víctor Manuel Treviño Vargas, director de Sostenibilidad de FEMSA.

El proyecto de crear una planta que permitiera a los enfriadores entrar de lleno a la Economía Circular nació en FEMSA hace unos cuatro años, cuando hablar de Economía Circular se centraba en el tema de botellas y las latas; por lo que se trató de la primera instalación de su tipo.

“Nosotros captamos la idea y la hicimos propia en el sentido de pensar que este concepto no solamente pudiera aplicar al tema de empaque, que pudiera tener algunas otras alternativas como es el refrigerador y así fue como comenzamos. Comenzamos con hacer una autopsia, determinar el fin y el uso que los materiales pudieran tener, dada la composición de nuestros equipos”, añadió Hernán Mendoza Corona, director de IMBERA.

EOS-REPARE FEMSA

Puesta en marcha desde marzo de 2019, la Plantea EOS–REPARE reporta en 2021 la destrucción y procesamiento de más de 62 mil refrigeradores que fueron desensamblados para que sus piezas y materiales fueran reusadas o recicladas. De esta forma, se dispuso de manera sustentable el 99% de todos los materiales que componen un enfriador.

Este esfuerzo único, le da un giro al concepto tradicional que se tenía de Economía Circular demostrando que se pueden encontrar soluciones creativas y sostenibles para el cuidado del medio ambiente.

“Hoy en día ya existen opciones que dan disposición final a los equipos; sin embargo, el valor que podemos agregar nadie podía hacerlo y quisimos traer a FEMSA, un proyecto que integre la posibilidad de hacerlo de manera responsable y eficiente, donde garantizáramos que el 100% de los materiales que nosotros obtenemos al interior de la operación sean destinados ya sea para reciclaje o para destrucción de manera totalmente responsable”, explicó José Luis Mondragón Castañón, gerente de REPARE, la división de servicios de mantenimiento y venta de refacciones más grande del continente americano.

Te Recomendamos: