Compartir

Redacción ejecentral

El empresario lagunero Hassan Mansur González, precisa que a pesar de la pandemia México supo contener el flujo de Inversión Extranjera Directa (IED), lo cual se ve reflejado en la posición número nueve a nivel mundial en la que logró colocarse al término del 2020; no obstante, adelanta que elementos como los Ferropuertos mexicanos, pueden detonar aún más por su naturaleza, la actividad industrial y la entrada de IED al país.

De acuerdo con un reporte de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), como consecuencia de la pandemia de Covid-19, los flujos de IED se redujeron en 35% a nivel global, pasando de 1.5 a 1 billón de dólares, de los cuales 29 mil millones arribaron a México, aunque correspondió a una cifra 14.7% menor a la registrada en 2019.

“Los confinamientos detuvieron gran parte del flujo en las industrias y las economías nacionales; sin embargo, aquellas etiquetadas como “esenciales” tuvieron la oportunidad de seguir operando, y entre ellas se encontraban algunos subsectores industriales, sobre todo aquellos ligados al agroalimentario. De esa forma se pudo mantener la actividad industrial y se retuvo gran parte de la IED, pero se requiere de elementos que permitan nuevo crecimiento”, indicó el empresario.

Ante este escenario, Mansur González manifestó que los Ferropuertos mexicanos figuran como un aliado para el crecimiento de la región norte, centro y bajío del país, con el mismo impulso que mostraron durante su concepción a mediados de los años noventa.

“Estas terminales brindan una óptima articulación modal entre ferrocarril y los medios de transporte tanto locales como los adyacentes al otro lado de la frontera; además se constituyen como un eslabón clave dentro de las cadenas de valor del transporte, logística y almacenamiento”.

Hassan Mansur González agregó que, como complemento al servicio de tren mediante los procesos de almacenaje, carga y descarga, empaquetado y redistribución local, los Ferropuertos también coadyuvan en la necesidad de nuevos estándares de calidad y capacidad que exige la recién fortalecida relación comercial entre México y Estados Unidos”.

“Lo más atractivo que pueden sumar los Ferropuertos con sus servicios de carga general, además del incentivo a la actividad industrial y la captación de IED, es que diversifican sus sectores de penetración, porque no solo aplica para el agropecuario, sino también para otros como el automotriz, hidrocarburos, plásticos, metales, etc.”

Desde su instauración en México como nuevas terminales especializadas, justamente diseñadas como un proyecto promovido por inversionistas de La Laguna, los Ferropuertos apuntaron a la atracción de inversiones privadas, mixtas o públicas, que en un escenario post pandemia adquiere mayor relevancia, sobre todo porque comienzan a tomar formar los nuevos acuerdos comerciales suscritos en el Tratado México-EU-Canadá (T-MEC).

Finalmente, Hassan Mansur González destacó el aumento en la proliferación de este tipo de terminales, cuya infraestructura permite a la transportación de granos una mejor regulación sanitaria, así como flexibilidad para la revisión de exportaciones e importaciones, con lo que además ha aumentado el embarque y descarga en diferentes puntos de la República.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir