Foto: Mario Jasso / Cuartoscuro

Compartir

Nadia Rodríguez

A México le tomó sólo seis días armar una carpeta de investigación contra el extitular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos y logar un acuerdo con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos para que los cargos por narcotráfico y lavado de dinero contra el general sean retirados.

De acuerdo con el canciller Marcelo Ebrard, el 11 de noviembre el gobierno de México recibió de manera oficial la evidencia certificada del caso Cienfuegos, y hoy el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DOJ, por sus siglas en inglés) tomó la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales.

Aunque Cienfuegos libró a la justicia estadounidense, retornará para encontrarse con la Fiscalía General de la República (FGR).

El retorno de Salvador Cienfuegos “significa que serán aplica las leyes mexicanas porque los hechos a los que hace alusión la investigación que he comentado de Estados Unidos se cometieron en territorio mexicano presumiblemente”, dijo el canciller sin precisar los cargos por los que el general en retiro sería acusado.

Salvador Cienfuegos fue detenido en Los Ángeles el 15 de octubre por agentes de la Administración de Control de Drogas​ (DEA, por sus siglas en inglés), acusado de tres cargos relacionados con el narcotráfico y uno más por lavado de dinero.

En su audiencia más reciente, realizada el 6 de noviembre, Salvador Cienfuegos se declaró no culpable. Una nueva audiencia estaba programada para mañana a las 10:00 horas.

El DOJ pidió a la jueza Carol B. Amon, que presidirá la audiencia de mañana, que los cargos contra “El Padrino” sean retirados. “El Departamento ha tomado la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales de Estados Unidos contra exsecretario Cienfuegos, para que sea investigado y, en su caso, imputado, conforme a la ley mexicana”, informaron las autoridades.

Compartir