Compartir

Jorge Díaz Elizondo

En gran medida, la respuesta está en nosotros. Nada pasará si no hacemos nada.

Cada sexenio tiene su sello de vergüenza en México. Mire, para no irnos tan atrás, cuando Vicente Fox fue presidente, el agasajo fue su evidente ausencia de bagaje cultural, su negligencia, su gusto por los antidepresivos y qué decir del libertinaje con el que su esposa disponía de asuntos exclusivos del presidente.

Los daños ocasionados por la irresponsable administración foxista, aún los pagamos.

En el de Calderón, los cuates hicieron de las suyas. La dolorosa y tradicional festividad de Día de Muertos se extendió seis años. Propios y extraños quedaron boquiabiertos de las atrocidades que se conocieron pero sobre todo, por atestiguar la imposibilidad de frenar la violencia que alcanzó un pico terrible.

Esos muertos y los que se siguen acumulando, siguen dando de qué hablar y nuestra seguridad, continua amenazada. Los daños del amiguismo, nos seguirán afectando.

Ahora, el regreso del PRI está marcado por los escándalos de corrupción (amén de otras situaciones igualmente terribles). Los de arriba, los que debieran poner el ejemplo e inspirar confianza, están bien embarraditos. Ni para dónde hacerse, el sexenio completo llevará el sello de este flagelo que no terminará pronto por la falta de voluntad política con la que se viene tratando y la aparente inacción ciudadana.

No se preocupe tanto por los escándalos que han salido o están por salir. Casas a modo de pago o soborno, cuantas multimillonarias en HSBC Suiza, departamentos de súper lujo en Nueva York son lo de menos, lo preocupante es cuándo se va a acabar, cuándo dejarán de ser impunes quienes cometen dichos actos.

En gran medida, la respuesta está en nosotros. Nada pasará si no hacemos nada.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir