Foto: Especial

Compartir

Redacción ejecentral

Este nuevo restaurante se encuentra ubicado en el piso 12 del hotel Sofitel. Su diseño contemporáneo y sofisticado está enmarcado con grandes ventanales que permiten disfrutar de la avenida Paseo de la Reforma. Un muy buen lugar físico, pero no digno para la marca de lujo Sofitel.

Luego de solicitar la carta en reiteradas ocasiones, logramos tener en nuestras manos un menú para desayunar, simple que podría cumplir con todos los gustos.

Después del exceso de tiempo, llegaron los chilaquiles verdes que desafortunadamente eran un mazacote de tortillas aguadas sin sabor y difícil de comer, por lo que los tuvimos que regresar. El tiempo del servicio fue muy lento en todos los sentidos.

Tras la mala experiencia, decidimos regresar para la hora de la comida, pensando que la primera impresión de la mañana habría sido casualidad, pero no fue así. El desastre se repitió; tardaron 45 minutos con el menú inicial y hasta 30 minutos para las segundas bebidas. De entrada pedimos los tacos de pescado estilo Baja que, reconocemos, tenían buen sabor, así como las zanahorias rostizadas que están elaboradas con endivias y jocoque, sencillamente deliciosas.

Como segundo plato ordenamos los camarones a las brasas, que venían secos y pasados, por lo que limpiarlos fue complicado y de no buen sabor. Para el postre les sugerimos la pavlova de vainilla que está muy bien preparada.

Esperamos que pongan atención con este lugar y mejoren a la brevedad, puesto que su ubicación lo vale, aunque el servicio y alimentos, no. 

Costo por persona sin alcohol: 650 pesos.

Balta

Hotel Sofitel México

Paseo de la Reforma 297, Ciudad de México.

Compartir