Laura Borbolla

En días pasados, se presentó el semáforo para retomar las actividades a fin de acceder a la “nueva normalidad”. También se tuvo noticia de que algunos gobernadores de diversos partidos al que gobierna el Ejecutivo Federal, se reunieron, para analizar y plantear acciones respecto de la pandemia y la «nueva normalidad», y los mecanismos para generar movimiento en la economía, ello aunado a que los empresarios habían presentado un documento con posibles ideas para reactivar la economía.

Si bien es cierto, que el semáforo de la “nueva normalidad”, es muy ilustrativo, lo cierto es que, cada política pública propuesta, debe ser analizada y adecuada al contexto regional, en lo económico, social, de salud y seguridad.

Hay discusiones que no se han iniciado y pareciera que ya se resolvió el problema, la realidad es que el Covid-19 en México, no ha llegado a su clímax, muy por el contrario, la primer pequeña ola de la epidemia se está haciendo presente, sin embargo, el tener una economía basada en la informalidad, hace que millones de familias, estén al borde del colapso, y de seguir así, la economía formal tendrá ese mismo desenlace, por lo que hay que tener una re-ingeniería para la “nueva normalidad”.

Lo importante, es ser consciente de que la “nueva normalidad” con y sin semáforo deberá de ser tomada en serio y no bajar la guardia, para mantener los cuidados más extremos, siempre, hasta que esta enfermedad, tenga cura o vacuna, pues de pensar en que ya terminó y que regresaremos a estar como antes, sin tomar las medidas de salud y sana distancia, uso de cubrebocas, etcétera, seremos un país con un re-brote de la pandemia sin control y sin recursos ni humanos, ni financieros suficientes, todo es finito.

De forma y de fondo tenemos que estar conscientes de lo ya dicho y de estar unidos en todos los sentidos como país, hay que recordar, que la última vez en nuestra historia que tuvimos el mal tino de no estar unidos y abiertos al diálogo y a respetar la otredad, nos costó la mitad del territorio nacional.

Quizá los gobernadores que más recaudan tienen razón en exigir más recursos, es un tema de proporcionalidad, quizás, el planteamiento debe ser buscar que los estados recauden en base al número de habitantes, en base al tipo de actividades, sin duda, una crisis como la que vivimos es un espacio de análisis y discusión con ventanas de oportunidad infinitas, así que como dice el comercial de Indio, la cosa es buscarle.

Compartir