Laura Borbolla

El martes pasado nos despertamos con la noticia de la detención del ex secretario de seguridad pública de 2006 a 2012, dicen los que saben, que en política nada es casualidad y el Presidente Andrés Manuel López Obrador, en una de sus mañaneras de la semana pasada, al preguntarle por el amparo solicitado por el ex presidente del Partido Revolucionario Institucional contestó “todo es político si todo está contemplado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”. Pues si ese es el contexto, los regalos prenavideños de nuestros vecinos del norte, se complementaron con la firma del T-MEC. El cual se ratificó por el Senado el jueves. 

Cuál debería de ser la lección de la semana, en el análisis jurídico, puedo decir, que la Fiscalía General de la República, nos debe más que un boletín de prensa; refirieron que solicitarían la extradición de Genaro García Luna, al respecto, solo me gustaría saber si es con motivo de la investigación que en su momento la FEADLE inicio, producto de las diversas denuncias que realizó en su momento la periodista de investigación Anabel Hernández. Porque es en el único caso que sé y me consta que Genaro declaró en el año 2013 en calidad de probable responsable por el delito de amenazas, llegó acompañado del abogado Alonso Aguilar Zinser. Fuera de eso, las autoridades del país vecino, han referido que ni el  Fiscal Gertz, ni alguno de los investigadores del área internacional han solicitado el expediente que generó la sentencia en contra de Joaquín Guzmán “El Chapo”. Y una extradición procede sólo si se tuviera una orden de aprehensión, con motivo de alguna carpeta de investigación que haya sido judicializaba. Lo cual, no ha ocurrido, así que es política, ficción.

Autoridades estadounidenses comunicaron  que la detención del ingeniero García Luna, es con motivo de las pruebas que se tuvieron como parte de la evidencia en contra del “Chapo”, suponiendo sin conceder que esto es real y no parte de la política ficción de las campañas políticas en  los Estados Unidos de América. Tenemos que aprender del nivel de investigación que quizá ellos tengan con un mínimo de cuatro o cinco años; para poder recabar testimonios y evidencia real en el tema financiero. Lo cual evidentemente no ha ocurrido hasta el momento en México y suponer que nuestros vecinos van a hacer el trabajo sin que en el corto, mediano o largo plazo no nos va a costar; es no entender cómo funciona la relación con nuestros vecinos.

La otra lección es que si la Secretaría de la Función Pública, se hubiera tomado en serio la investigación de la progresión patrimonial de este y cualquier otro funcionario, quizá no estaríamos a expensas de las investigaciones de nuestros vecinos. Ahora traemos de bombero apaga fuegos al titular de la UIF, si bien es cierto que si queremos conocer parte de los modos de operar de la delincuencia, hay que seguir el dinero; pero no puede solo, lo relevante  le toca al Fiscal General de la República, quien tiene la facultad de solicitar el aseguramiento y la extinción de dominio, lo cual no ha ocurrido. 

Lo cierto es que, el gobierno de los Estados Unidos de América, tiene un litigio estratégico, muy bien articulado, que implica en el tema de las drogas recuperar recursos para el Tío Sam, prueba de ello es que las extradiciones de muchos de los testigos colaboradores para el juicio de “El Chapo” y seguramente los del juicio en contra de Genaro García Luna, se llevaron a cabo en el mismo período en que fue Secretario de Seguridad Pública Federal, a quien en su momento le dieron, toda la confianza y el reconocimiento, además de casi toda la bolsa de los fondos de iniciativa Mérida. Aunque al final de su gestión se empezó a desgastar su imagen, ello derivado de dos eventos: 1º la balacera en la zona de comida de la T2 del  aeropuerto de la Ciudad de México y 2º la balacera en la carretera 3 Marías. 

Al paso del tiempo, en México todo se diluyó y terminó en responsabilizar a elementos de la extinta policía federal a título personal sin implicar a ningún mando. Con el paso del tiempo, de política, ficción algunos de los allegados a Genaro García Luna se reciclaron en la iniciativa privada y en el gobierno de Enrique Peña Nieto y otros en gobiernos locales en el tema de seguridad.

De forma y fondo, debemos de recapitular dar protección a personas que han denunciado desde hace dos sexenios los fenómenos delictivos en donde se denunció a funcionarios corruptos con vínculos directos con la Delincuencia Organizada y recuperar las buenas prácticas de hacer investigaciones serias, que son interinstitucionales así nos lleve más de una década como lo hacen nuestros vecinos del norte.

Compartir