Compartir

Jorge Villalpando

En Neza la basura se escucha y suena bien. Los triques, chatarra, mangueras o retazos de cualquier cosa rota o inservible se amoldan, afinan y resuenan. El mítico estudio Pepenadores Records, lo hace trascender.

Todo ocurre en las profundidades del aguerrido Nezahualcóyotl, uno de los municipios más poblados del país y que posee los índices más altos de inseguridad en el país. Allí existe un lugar donde cinco músicos, a partir de la basura, crearon el casi legendario estudio de grabación-taller-casa Pepenadores Records, donde construyen sus instrumentos con la basura y los hacen sonar.

Con su botiquitarra, el acordeón con teclas de máquina de escribir, el bombo-te, la jalata (jarana de lata), el banjo-lato o el “amplificajón”, cinco chavos interpretan jazz, clásica, rock y hasta cumbia. Elos son la Orquesta Basura.

Compartir