Compartir

Redacción ejecentral

ss

Hoy se cumple una década del fallecimiento del escritor Severino Salazar, voz entrañable de la literatura zacatecana y de las letras mexicanas en cuyas historias se refleja la migración de los campesinos, la angustia, el sinsentido de la vida y la ausencia/presencia de Dios.

Con la certeza de la calidad literaria de Salazar, el crítico Alberto Paredes lo considera como uno de los narradores mexicanos más importantes de finales del siglo XX, quien en compañía de escritores como Ricardo Elizondo Elizondo, Arturo Ramos, Jesús Gardea, Daniel Sada, entre otros, “hizo posible la nueva narrativa mexicana de provincia”.


Ya es hora de que mi cuerpo sea devuelto a la tierra. Ya ha estado conmigo mucho tiempo. Ya me ha dado suficiente trabajo, suficientes molestias me ha causado […] Nada justifica andarlo arrastrando por el mundo […] ¿Cómo podré deshacerme de mi carne? ¿Dónde podré dejar toda esa carne estorbosa? (Salazar, Donde deben estar las catedrales)


Salazar estudió letras inglesas en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el posgrado en Swansen, Gales. Se desempeñó como profesor titular de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), institución que realizará el Coloquio homenaje Severino Salazar en octubre próximo en su campus de Atzcapotzalco.

Ganador del Premio «Juan Rulfo» para Primera Novela 1984 con Donde deben de estar las catedrales, su obra abarca novelas como El mundo es un lugar extraño (1989), Desiertos intactos (1990), La arquera loca (1992) y Tres noveletas de amor imposible (1998). En cuento publicó los libros Las aguas derramadas (1986), Llorar frente al espejo (1990) y Cuentos de Navidad (1997).

También es autor de una antología de la literatura zacatecana titulada Zacatecas, cielo cruel, tierra colorada: poesía, narrativa, ensayo, teatro (1868-1992).

Sus obras siempre tuvieron mala circulación entre los lectores, por lo que en 2013 Juan Pablos Editor publicó Obras reunidas. Severino Salazar.

Durante su vida publicó en pequeñas editoriales, con mala distribución y poco alcance, sus textos son considerados por la crítica, lo mejor del último cuarto del siglo XX, según el artículo del investigador Antonio Marquet difundido en www.uam.mx.

Severino Salazar, murió en la Cuidad de México, el 7 de agosto de 2005 a los 58 años de edad.

(Con información de Notimex y Zacatecasonline)

Compartir