Simón Vargas

En un Estado verdaderamente libre, el pensamiento y la palabra deben ser libres.

Suetonio

Pese a que el día original que conmemora el Grito de Independencia es el 16 de septiembre, desde que durante el Porfiriato la fecha se adelantó a la noche del 15, ésta se ha convertido en un emblema para los mexicanos; se ha transformado en un momento para compartir comida, bebidas y música tradicionales, pero sobre todo tiempo con la familia.

Si bien es una fiesta nacional para los mexicanos, también la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha propuesto esta fecha como el Día Internacional de la Democracia y este año se tiene como principal tema el fortalecer la resiliencia democrática para afrontar futuras crisis, ya que es innegable que la pandemia ha generado importantes desafíos sociales, políticos y legales a nivel mundial.

Algunos de los puntos medulares que el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha incentivado a abordar son: 1) continuar defendiendo el estado de derecho, 2) proteger y respetar las normas internacionales y los principios básicos de legalidad, y 3) seguir trabajando en el derecho a acceder a la justicia, los recursos y los procesos en curso.

Y es que de acuerdo al Índice de Derecho 2020 publicado por World Justice Project y el cual presenta un panorama de 128 países, donde se analizan factores como: límites al poder gubernamental, ausencia de corrupción, gobierno abierto, derechos fundamentales, orden y seguridad, cumplimiento regulatorio, justicia civil, y justicia penal; el año pasado no fue un buen momento para la democracia, lo anterior puede deberse a distintas situaciones pero principalmente se atañe a la pandemia ocasionada por el virus SARS-CoV-2 la cual vino a modificar de manera rotunda muchos escenarios, sobre todo el funcionamiento de las instituciones gubernamentales.

Con respecto a este análisis, nuestro país enfrenta complicaciones que deben ser estudiadas a profundidad, ya que a nivel mundial nos encontramos en la posición 104 de 128, y en cuanto a la región de América Latina y el Caribe el puesto es similar ya que estamos en el espacio 26 de 30; los resultados muestran además de un estancamiento en algunos índices, también un debilitamiento en la libertad de prensa y una reducción del espacio cívico en la mayoría de las entidades federativas.

Por otro lado, en el documento prevalece al igual que años pasados, la seguridad pública como uno de los mayores retos en el país, aunque afortunadamente muchos estados registraron una disminución en las tasas de incidencia y prevalencia delictivas.

Es probable que en diversas ocasiones el término democracia sea relacionado con el ejercicio del voto o con una forma de gobierno que se remonta a los griegos; sin embargo, el concepto va mucho más allá de esto, se trata de libertad individual, de paz, de respeto a los derechos humanos, incluso de compasión y de trabajo coordinado; por lo que velarla e incentivarla es de vital importancia.

¿Podríamos enfrentarnos este año a un retroceso significativo de la democracia?, ¿podría ésta comenzar a desaparecer?, contrario a lo que se piensa no es uno de los regímenes más populares, incluso de acuerdo a datos del Índice de Democracia presentado por la Unidad de Inteligencia de The Economist, hasta el año pasado solo se contabilizaban 23 democracias plenas, 52 imperfectas, 35 formas de gobierno híbridas, pero, lo más inquietante son los 57 regímenes autoritarios identificados.

Por otro lado, este 2021 nos hemos enfrentado a la dolorosa y preocupante noticia del avance irrefrenable de los Talibanes y su constante guerra contra el Estado Islámico, lo cual ha provocado la muerte de miles de persona, ha dejado en el abandono a mujeres, niñas y niños, pero, además atenta cotidianamente contra los derechos humanos de todos los afganos.

Es cierto que esta fecha se ha transformado en un evento significativo para los mexicanos, sin embargo, no podemos dejar de lado que vivimos en un mundo conectado, que hoy el posible debilitamiento de la democracia puede traducirse mañana en un panorama difícil de sobrellevar, debemos enfocarnos en evitar la represión y por contrario favorecer la libertad de prensa; limitar el enjuiciamiento o la persecución de opositores políticos e impulsar a activistas, medios y sociedad civil a actuar en pro de la población vulnerable; pero sobre todo, luchar contra la desinformación y seguir trabajando en el pleno desarrollo de los derechos humanos.

*Analista en temas de Seguridad, Justicia, Política y Educación.

Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir