Simón Vargas

“La desconfianza es la madre de la seguridad”. Aristófanes

Frente al complicado escenario en el que la pandemia nos ha colocado, la tecnología nos ha brindado oportunidades que probablemente habíamos pasado por alto; las videollamadas permitieron mantener el contacto con nuestros seres queridos, las páginas de streaming nos distrajeron un poco en medio del encierro y las plataformas proporcionaron espacios para continuar clases y revolucionar la enseñanza.

Sin embargo, no todo ha sido bueno, ya que gracias a la exposición constante en redes sociales e internet, los cibercrímenes se han convertido en un problema cada vez más presente; y desafortunadamente, no solo se trata de malware o pishing, sino que además el tema de la trata de personas se ha extendido al mundo de las tecnologías de la información. Y es que de acuerdo a datos de la Organización de Naciones Unidas los traficantes actualmente se valen de algunas plataformas y de las aplicaciones de mensajería para acceder a sus posibles víctimas y reclutarlas para luego explotarlas sexualmente sobre todo en el caso de las mujeres y las niñas.

Es cierto que la era digital nos ha impulsado a cambiar nuestro estilo de vida, y la celeridad aunada a la exposición mediática ha hecho que hoy nos encontramos más vulnerables a crímenes de índole cibernética. Hasta hace unas décadas el robo de contraseñas o el acceso a cuentas y perfiles eran de forma general responsabilidad de un hacker, no obstante, en la actualidad muchas personas cuentan con conocimientos básicos que les permiten convertirse en autores de amenazas y hostigamiento.

Y es que, de forma sorpresiva derivado de las medidas para detener la propagación del virus SARS-CoV-2, el ciberacoso creció notablemente, de acuerdo al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia quienes son más propensos a este tipo de delito son las niñas, niños y adolescentes, lo anterior también lo confirma la información expuesta en el Módulo sobre Ciberacoso 2020 por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía donde se afirmó que en nuestro país el 21% de la población de 12 años y más usuaria de internet fue víctima de ciberacoso entre octubre de 2019 y noviembre de 2020; así mismo, se mencionó que la situación más frecuente que experimentaron las mujeres fueron las insinuaciones o propuestas sexuales (35.9%), mientras que en el caso de los hombres fue el contacto mediante identidades falsas (37.1%).

En el mundo de la ciberdelincuencia uno de los conflictos más importantes radica en que el anonimato hace difícil rastrear los ataques, y estos no solo se centran en la trata o en el acoso, ya que en muchas ocasiones son realizados desde una computadora personal y con perfiles inventados en cualquier red social, pero, por otro lado, también existen aquellas agresiones que están dirigidas a objetivos específicos.

Es así que el denominado ransomware también aumentó a niveles alarmantes, lo anterior en datos presentados por Kaspersky una de las compañías privadas de seguridad informática más importantes en el mundo, la cual menciona que estos ataques creados para extorsionar a objetivos de alto perfil, como corporaciones, organismos gubernamentales y organizaciones sanitarias aumentaron un 767% de 2019 a 2020.

Por su lado, la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información es una Agencia de la Unión Europea, publicó que el ciberataque es la sexta causa más importante de las interrupciones de suministro en infraestructuras de telecomunicaciones, además de tener un fuerte impacto sobre un número considerable de usuarios.

No podemos negar que la tecnología nos ha brindado mejores herramientas y mayores oportunidades, pero desafortunadamente el mundo digital se ha convertido en un espacio peligroso; por lo que hoy es necesario tener más atención en lo que publicamos y debemos asesorarnos con personal experto en la materia para evitar en la medida de lo posible ser víctimas de cualquier ciberdelito.

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir