Compartir

Nadia Rodríguez

La declaración de un hombre baleado y la detención de siete elementos de la Comisaría de Acatic, en Jalisco, son parte de la complejidad del caso de la familia Villaseñor que desapareció por 16 días y que fue hallada con vida la madrugada de este viernes.

“Mi nombre es Salvador Romo López. Más que nada es agradecerle a Dios y todas las personas que estuvieron involucradas en la búsqueda de mi familia y agradecerles por todo lo que se hizo para encontrarlos”, dijo uno de los familiares de los desaparecidos.

El 24 de marzo la familia Villaseñor regresaba de la Ciudad de México tras el asueto de Semana Santa, cuando perdieron comunicación con sus parientes y fueron reportados como desaparecidos. 

Julio Alberto Villaseñor Cabrera, de 35 años, y su esposa Jimena Romo Jiménez, de 24 años, así como su hija Julia Isabella de un año y medio, además de Virginia Villaseñor Cabrera, hermana de Julio, de 24 años y su hijo Iker Fabrizio, de nueve años, viajaban en el mismo auto cuando fueron reportados como desaparecidos. 

El caso encendió las alarmas de Jalisco, una de las entidades con mayor número de personas desaparecidas, y el 4 de abril siete elementos de la Comisaría de Acatic fueron detenidos por su presunta responsabilidad en el caso de desaparición forzada. Ese día las autoridades concluyeron que la desaparición ocurrió en Acatic.

Cuatro días después el fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís Gómez, dijo que se obtuvo la declaración del hombre que fue baleado el 19 de marzo en Zapopan y que éste supuestamente contaba con información clave del caso. Esa misma noche localizaron a Julia Isabella de un año y medio a través de un reporte ciudadano. 

“Hoy iniciamos el día con la noticia que todos esperábamos escuchar: a las 2:30 de la mañana, su familia fue localizada también”, dijo el gobernador de la entidad, Enrique Alfaro, al anunciar que el resto de los miembros también estaban vivos y a salvo. 

Los Villaseñor fueron hallados “en la comunidad de La Laja, en el municipio de Zapotlanejo”, anunció el fiscal Solís, es decir, a menos de 40 kilómetros del lugar en el que desaparecieron, pero sin su auto. Tampoco hubo detenidos. 

Compartir