Compartir

Víctor Sánchez Baños

Las civilizaciones mueren por suicidio, no por asesinato.

Arnold J. Toynbee (1889-1975) Historiador inglés.

Definitivamente el ser políticamente incorrecto, es un pecado capital para un periodista. El cuestionar lo que dicen las mayorías, es todavía peor, aunque esas mayorías estén equivocadas. Y, por si fuera poco, aquellos que ven el rumbo de los vientos no quieren enfrentarse para evitar el cuestionamiento de las masas.

Al ver la respuesta la ciudadanía francesa y europea en su conjunto, tras el brutal asesinato de periodistas de la revista irreverente Charlie Ebdo en un ataque a la libertad de expresión, es de unidad, solidaridad y manifestaciones razonadas.

Tres siglos, desde el inicio de la Revolución Francesa, en donde el pupulacho se inclinaba en favor o en contra de ideólogos del liberalismo y que cometió innumerables abusos y asesiantos, se transformó en una sociedad crítica de todos, del gobierno y de los antigobiernistas; de las religiones y de los grupos sociales. De todos, pues.

Hoy, tras el ataque de miembros o simpatizantes del Estado Islámico a periodistas y otros miembros de la sociedad francesa, entre ellos policías, no generaron insultos al gobierno de François Hollande, ni lo culparon de la muerte de las 12 personas de la revista, ni mucho menos acusaron al gobierno, a pesar que tenía la responsabilidad de proteger a los periodistas asesinados.

Es políticamente incorrecto decir que hay evidentes diferencias culturales entre México y Francia. En México, la desinformación y el linchamiento colectivo, son comunes. La reflexión e información sobre los hechos que nos afectan, son actividad cotidiana. Lo que dicta el colectivo es la ley y la verdad. Y, quienes así piensan se sienten ofendidos por que les demuestran con hechos y realidades la verdad.

Ayotzinapa, es uno de esos casos en el cual se culpa al gobierno, pero no dicen cuál gobierno. Ser crítico es acusar al gobierno federal, mismo que no tiene nada que ver con el asesinato y desaparición de los jóvenes de la esa normal guerrerense. Son “vendidos al gobierno”, quienes acusan a la izquierda como los verdaderos responsables.

Desde mis inicios periodísticos siempre fui crítico, no sólo de gobierno (lo que queda manifiesto en los periódicos y medios electrónicos en los que he trabajado). Mi objetividad es sobre los hechos tal y como ocurrieron, más no para dejar contentos a pocos o muchos con mi opinión que siempre, como disciplina de rigor académico, está documentada.

La intolerancia es de sociedades degradas, manipuladas o primitivas. La intolerancia y la falta de respeto a lo que piensan los demás, se da constantemente en la sociedad mexicana y como prueba basta ver los comentarios en las redes sociales de algunos personajes que se consideran “informados” y que militan o simpatizan con partidos políticos.

Mientras que los europeos tienen mucho tiempo en que están obsesivamente informados de su entorno y que hacen análisis profesionales de lo que les ocurre, responden razonadamente y se manifiestan como toda sociedad que se informa a fondo y no sólo lee los encabezados de los “líderes de opinión” en Twitter o Facebook.

No sólo es un asunto cultural, sino derivado de nuestro precario sistema educativo donde los gobiernos, los partidos y los políticos, tienen toda la responsabilidad.

Espero que algún día, en el futuro, la respuesta de la sociedad mexicana sea razonada, informada y crítica, pero con elementos reales y no manipulados por los políticos.

PODEROSOS CABALLEROS.- Ricardo Gallardo Carmona, alcalde perredista de Soledad Graciano Carmona, San Luis Potosí, es un escándalo en la izquierda. Jesús Ortega, expresidente del PRD, se le fue a la yugular para exhibirlo como un ladrón del erario. Con propiedades cercanas a los 500 millones de pesos (lo que no tenía antes de tener el poder) llegó a la alcaldía mediante los buenos oficios de su padrino Andrés Manuel López Obrador. Así vemos que la mano del Peje está en muchos de los políticos que impulsaron los chuchos a puestos de elección popular por el PRD. Pero, esos “recomendados” salieron unas fichitas que merecen estar en Almoloya. ¿A cuántos más recomendados por López Obrador, están en los cuernos de la abundancia con el discurso de la honestidad valiente?

RESPONSABLIDAD SOCIAL CORPORATIVA.- Nestlé México, que preside Marcelo Melchior, inauguró hace unos meses la primera fábrica CERO AGUA del mundo. Con una inversión de más de 200 millones de pesos, la compañía disminuirá en un 15% su consumo anual del vital líquido y reducirá a cero el consumo de agua de su fábrica de Lagos de Moreno, Jalisco, donde esta nueva tecnología fue instalada. Esto significa dejar de utilizar 1.6 millones de litros diarios extraídos del sistema de aguas del municipio. Buen esfuerzo para proteger nuestro ecosistema.

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter, Facebook, Printerest: vsanchezban

Compartir