Simón Vargas

“Si quieres paz, trabaja por la justicia.” Papa Pablo VI

Desde 2018 y haciendo honor al día que celebraremos mañana he abordado uno de los temas más importantes, no sólo para los mexicanos sino para la sociedad: la justicia social, cuestión que se ha convertido en una de las preocupaciones que más aquejan a la población y la cual desafortunadamente continua con poco avance.

El término ha sido atacado por aparentemente implicar redundancia, ya que la justicia es necesariamente una preocupación social o interpersonal; sin embargo, el concepto de acuerdo al Diccionario de Oxford hace referencia “al objetivo de crear una sociedad justa e igualitaria en la que cada individuo importe, sus derechos sean reconocidos y protegidos, y las decisiones se tomen de manera imparcial y honesta.”;es así como la justicia social hoy en día se encuentra estrechamente asociada con tres aspectos fundamentales: 1) la equidad, 2) los individuos como miembros de la comunidad en relación con el respeto; el propio y el mutuo, y 3) la necesidad de seguridad.

A pesar de que la idea de esta expresión se asemeja mucho a la justicia distributiva, adjudicada al filósofo griego Aristóteles; la justicia social no sólo hace referencia a la asignación de bienes en una sociedad, sino que va más allá de los aspectos económicos y materiales, aborda temas como: el desempleo, la igualdad de oportunidades, el estado de bienestar, la erradicación de la pobreza y el reconocimiento y respeto a los Derechos Humanos.

Es así como en una sociedad donde desafortunadamente el tejido social continúa deteriorándose abordar la justicia social desde diferentes perspectivas, pero, sobre todo, con el firme propósito de emprender acciones puntuales para ocuparse de los problemas que nos aquejan, será significativo para darle una connotación diferente al entorno en el que nos desenvolvemos y proveer de nuevas circunstancias a las generaciones que nos sucederán.

Además de las propuestas emitidas por las instituciones gubernamentales y privadas, la justicia social hoy en día requiere ser construida desde un trabajo personal, con actos que pongan siempre en el centro del quehacer el respeto, la honestidad y la integridad.

Y aunque los valores deben restituirse como uno de los aliados principales frente a la inequidad y la injusticia, nuestro país debe continuar trabajando en políticas públicas que puedan brindar mayor justicia social; ya que la pobreza y la desigualdad permanecen como uno de los graves problemas sociales, es así como en datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social el 41.9% de la población equivalente a 52.4 millones de personas viven en situación de pobreza, 7.4% se encuentra en situación de pobreza extrema y sólo el 19.8% cuenta con acceso a los servicios básicos en la vivienda.

Por otro lado, uno de los temas más mencionados en la agenda pública es la inseguridad, y es que las cifras continúan siendo lacerantes; en nuestro país durante los últimos días es imposible no relacionar este tema con la cantidad de mujeres y niñas que han sido violentadas y asesinadas, porque la justicia social también significa seguridad para ellas.

Con respecto a este desgarrador y doloroso tema, de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicados el pasado 21 de noviembre, de los 46.5 millones de mujeres de 15 años y más que hay en el país, 66.1% es decir, 30.7 millones, al menos una vez han enfrentado violencia de cualquier tipo, y en 2018 se registraron 3,752 defunciones por homicidio de mujeres, el número más alto registrado en los últimos 29 años, lo que en promedio significa que fallecieron 10 mujeres diariamente por agresiones intencionales.

Mañana se conmemora un año más del Día Mundial de la Justicia Social por lo que los insto a tomar un momento para analizar: ¿Cuáles son las acciones que hemos emprendido de forma personal para combatir las injusticias? pero, también hay que cuestionarnos algo mucho más importante ¿Podemos hacer más? Y considero que en muchos de los casos la respuesta es: sí.

Compartir