Foto: AFP

Compartir

AFP

LIMA, PERÚ. La campaña presidencial de Keiko Fujimori recibió en 2011 aportes encubiertos por al menos 800 mil dólares, admitió Jorge Yoshiyama uno de los 11 investigados en el caso de lavado de dinero por presuntos fondos recibidos de la empresa brasileña Odebrecht, aunque el imputado negó esto último.

Esta revelación la hizo el fiscal José Domingo Pérez durante la audiencia del caso, tras un acuerdo de cooperación con Jorge Yoshiyama, quien se convirtió en el primero de los 11 investigados del partido Fuerza Popular en aceptar supuestos hechos ilícitos en la forma cómo Fujimori financió la campaña presidencial de 2011.

Nos están dando información que corrobora que (el dirigente fujimorista) Jaime Yoshiyama Tanaka captó el activo ilícito de Odebrecht con conocimiento de la ilicitud, buscó a Jorge Yoshiyama Sasaki y le solicitó que ese dinero sea fraccionado, ingresado al sistema financiero a través de falsos o simulados aportes (…)», dijo el fiscal.

Sin embargo, Humberto Abanto, abogado del exsecretario general del partido Jaime Yoshiyama, dijo que su cliente, el tío de Jorge Yoshiyama, validó la versión de su sobrino, pues este negó que los aportes provengan de Odebrecht.

La información complica la posibilidad de que Keiko Fujimori, de 43 años e hija del expresidente Alberto Fujimori, pueda dejar la prisión antes de cumplir los 36 meses de prisión preventiva que le dictó un juez el pasado 31 de octubre por esta causa.

El acuerdo, conocido como «confesión sincera», le permite a Jorge Yoshiyama, sobrino del exsecretario general del partido, Jaime Yoshiyama, evitar ir a prisión preventiva por 36 meses y seguir el proceso en libertad, aunque con restricciones como no poder salir del país. En caso de ser hallado culpable, recibirá una sanción menor.

El fiscal resaltó que la nueva confesión confirma la tesis de que la campaña de Keiko Fujimori «captó activos ilícitos de Odebrecht» por 1 millón 200 mil dólares.

Ha reconocido la existencia de aportes, de (que debía) buscar personas que figuren como aportantes simulados», indicó el abogado de Jorge Yoshiyama.

«En este momento no recuerdo bien, pero han sido aproximadamente de 800 mil dólares que me ha entregado», dice Jorge Yoshiyama en su declaración ante la Fiscalía.

El flamante colaborador de la fiscalía asistió a la audiencia, pero no hizo declaraciones. El juez le asignó custodia policial.

La fiscalía sospecha que Keiko Fujimori dirigía una «organización criminal enquistada dentro del partido» Fuerza Popular. NR

Compartir