FOTO: CUARTOSCURO

Compartir

Redacción ejecentral

Altos Hornos de México, uno de los mayores complejos siderúrgicos del país, confirmó la detención de Alonso Ancira, presidente del consejo de administración en España. Si bien, dijo desconocer las razones, la Secretaría de Hacienda (SHCP), informó que en primera instancia congeló sus cuentas bancarias por posibles “actos de corrupción” relacionados con el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya.

AHMSA no cuenta hasta el momento con una información oficial que indique el sustento de estas acciones, que consideramos ilegales y arbitrarias, dado que no ha habido una actuación dolosa por parte de la Compañía o de su Presidente, ni en momento alguno se ha requerido por parte de una autoridad aclarar algún acto financiero”, informó la acerera a sus acreedores a través de un comunicado a la Bolsa Mexicana de Valores.

Alonso Ancira Elizondo (detenido en España), de la mano de su socio Xavier D. Autrey Maza, tomaron el control de AHMSA en diciembe de 1991. Esto luego que su empresa Grupo Acerero del Norte (GAN) ganó el proceso de privatización impulsado por el gobierno federal.

Además de ser una de las mayores productoras de acero en México, desde mayo de 1999 AHMSA marcó un récord en América Latina al declararse en suspensión de pagos con una vieja ley que estaba a meses de ser abolida, lo que permitió cancelar el pago de intereses y capital de una millonaria deuda en forma indefinida. De hecho, después de 20 años de no pagar, la empresa está a punto de liquidar sus deudas y así iniciar el proceso para reactivar la circulación de sus acciones en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Según un cálculo realizado por ejecentral, en esos 20 años de no pagar deuda ni intereses, AHMSA se ahorró entre “entre mil 600 y cinco mil 900 millones de dólares”. ( Ver: Acerera AHMSA pagará deuda después de 20 años)

AHMSA – Lozoya

La semana pasada, la Secretaría de la Función Pública inhabilitó al exdirector general de Pemex, Emilio Lozoya. Días después, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la SHCP, anunció que congelaba las cuentas del exfuncionario y de AHMSA.

“Se identificó en el sistema financiero nacional e internacional que se llevaron a cabo (AHMSA y Lozoya) múltiples operaciones con recursos que presuntamente no proceden de actividades lícitas, mismos que se presumen ser derivados de actos de corrupción”, informó la dependencia federal.

“Se reafirma la política de cero tolerancia a la corrupción establecida como uno de los ejes centrales del gobierno de México”, agregó la UIF.

Los recursos señalados serían los relacionados con la compra que hizo Pemex a AHMSA en mayo de 2014. Al cierre de 2013, AHMSA pactó la venta de su subsidiaria con activos para producir fertilizantes: Agro Nitrogenados, localizada en el complejo petroquímico Pajaritos (Coatzacoalcos, Veracruz) a Pro-Agroindustria, S.A. de C.V. (empresa propiedad de Pemex) en 273 millones de dólares.

Según la asociación de investigación periodística Quinto Elemento Lab, esos activos adquiridos por Pemex era “chatarra” porque tenían 14 años sin operar y su equipo tenía más 30 años de antigüedad. Considerando la compra y la rehabilitación de la planta, la petrolera desembolsó 475 millones de dólares, por lo que fue un “pésimo negocio”.

Quinto Elemento, que tuvo acceso los expedientes, informó que un mes después de la venta, AHMSA transfirió más de 3.7 millones de dólares a las cuentas de Grangemouth Trading Company, firma offshore de la constructora Odebrecht, desde la cual también salieron los cinco millones de dólares transferidos a la empresa Zecapan, la offshore en donde se depositaron los sobornos dirigidos a Emilio Lozoya Austin, según los testimonios ante la justicia brasileña de tres ex altos ejecutivos de Odebrecht.

Alonso Ancira Elizondo y Xavier D. Autrey Maza, según la información disponible, tenían el 64.02% de las acciones de AHMSA. Además de un 3.05% adicional, en conjunto con otros consejeros y directores de la siderúrgica.

Según AHMSA, después de la detención, activaron protocolos necesarios para asegurar la continuidad de sus operaciones de la compañía.

La siderúrgica, con oficinas centrales en la norteña ciudad de Monclova (a 240 Km. de la frontera sur de Texas (Eagle Pass y Laredo), Estados Unidos, informó “no cuenta hasta el momento con una información oficial que indique el sustento de estas acciones, que consideramos ilegales y arbitrarias, dado que no ha habido una actuación dolosa».EM

Compartir