Foto: Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Apenas el martes, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo que “no había nada establecido” hasta ese día para un encuentro entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump.

El miércoles pasado propuso que, con motivo de la entrada en vigor del acuerdo comercial, se diera la reunión y sumaran al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Ahora sí, como dicen los que saben, ¿a quién hacerle caso? Don Marcelo tiene un trabajo inmenso. No sólo arreglar al vapor un encuentro presidencial, sino que además no sea el 1 de julio, cuando entra en vigor el acuerdo, porque don Andrés dijo que el 1 no, pues tiene que celebrar un año más de su victoria electoral, que fue el 2.

Oséase, ¿sí podría el 1 pero no el 2 y equivocó 2 por 1? El síndrome del doctor Hugo López-Gatell se está extendiendo.

Compartir