Compartir

Jorge Díaz Elizondo

Que empiece la fiesta, queremos a todos, pero a todos los corruptos en la cárcel y no los queremos de chillones diciendo que son víctimas del régimen represor

Si bien la capacidad de asombro de los mexicanos en sentido de sorprendernos por los escándalos de corrupción por parte de políticos, gobernantes, funcionarios, empresarios y demás está disminuida, lo que si nos deja con la boca abierta, es que se haga algo al respecto.

La impunidad es el sello de la casa desde hace décadas, es por ello que cuando un pez gordo o sus cómplices caen en manos de la justicia, nuestro asombro nos lleva a experimentar un poco de alegría.

Como he anotado en otros textos, el sexenio actual está y estará marcado por los asuntos de corrupción. Ya no se puede llegar más alto, se ha tocado al presidente, su esposa y por lo menos un secretario. Qué bueno.

En respuesta a ello, la presidencia ha reaccionado dejando mucho que desear, pero es que a nadie se le puede tener 100% contento, lo importante en todo caso es que el mensaje de la ciudadanía a los que actualmente tienen el poder y a quienes lo tendrán en el futuro, es que se les aplicará vigilancia cercana y no se les permitirá un abuso más de su parte como ocurría en el pasado. Perfecto.

Ahora la exigencia es llegar a todos, vigilarlos, auditarlos y en su caso castigarlos. Y la exigencia es aquí y ahora.

Será muy difícil ver al presidente Peña Nieto correr o procesar a Videgaray; sin embargo, no será imposible para él comenzar a aplicar seriamente acciones contra la corrupción un poco más abajo; es decir, en funcionarios y políticos de secretarías, cámaras, gubernaturas y presidencias municipales, entre otros. Quizá, la tarea de llegar más arriba sea del próximo presidente.

Pero algo es algo. Entonces, vemos movimientos en torno a la figura del gobernador con licencia, Ángel Aguirre, familiares y cómplices. ¿Es un primer mensaje de la presidencia? No lo podemos saber, aún.

Faltan más señales, más acciones, más detenciones, muchas. Incluyo a todos los políticos de todos los partidos. A todos esos que hoy se desgarran las vestiduras por la ‘casa blanca’ o la de Malinalco a todos esos que gritan ‘corruptos’ ‘corruptos’.

Dicen que el que se lleva se aguanta y pues como el juego ya empezó, no veo a Enrique Peña Nieto tocándose el corazón para sacarle sus trapos al sol tanto a propios y extraños; a unos, por descobijarlo y a otros, por no calcular todo lo que también esconden en el closet.

¿Venganza? Llámelo como quiera, lo importante es que no parece haber vuelta atrás. Los ciudadanos están cada vez más despiertos, más hartos y más decididos a levantar la voz para no permitir que nadie más cometa abusos sin pagar las consecuencias.

Así es que espere ahora a muchos que se dicen limpios y puros, decentes y progresistas, beatos y ‘librepensadores’, acusar de persecución política o cualquier otra excusa bien ensayada para decir que ellos son inocentes cuando se vean acorralados; pero no, los ciudadanos ya no nos tragaremos esas. Si no me cree, acérquese a los números que arrojarán las elecciones de este año. Le aseguro que el mensaje será: ‘no vine a votar, porque prefiero cuidarles las manos’. Va a ver.

Que empiece la fiesta, queremos a todos, pero a todos los corruptos en la cárcel y no los queremos de chillones diciendo que son víctimas del régimen represor. Creo que Peña Nieto prepara venganza y no les va a gustar, porque también tienen cola que les pisen.

email: jorgediaz@live.co.uk

Twitter: @adejorge

Facebook: http://www.facebook.com/JorgeDiazElizondo

Google+:  http://gplus.to/JorgeDiazElizondo

Sitio web: http://goo.gl/KSWHW

Compartir