Compartir

Lee Fang y Nick Surgey

En el trasfondo de un caótico primer año de la presidencia de Donald Trump, los conservadores hermanos Koch han sumado victoria tras victoria en su intento de dar forma al gobierno estadounidense para adaptarlo a sus intereses.

Documentos obtenidos por The Intercept y la asociación Documented muestran que la red de donantes ricos liderada por los multimillonarios Charles y David Koch se atribuyeron una larga lista de logros políticos de la administración Trump y sus aliados en el Congreso.

Los donantes han inyectado contribuciones a campañas, no sólo hacia legisladores republicanos, sino a una serie de organizaciones de terceros que han presionado a funcionarios para que reduzcan los límites a la contaminación, aprueben nuevos proyectos de oleoductos y otorguen el mayor alivio fiscal para contribuyentes de altos ingresos en generaciones.

“Este año, gracias en parte a los esfuerzos de investigación y divulgación entre las instituciones, hemos visto avances en muchas prioridades regulatorias que esta red ha defendido durante años”, indica la nota. El documento destaca los temas medioambientales que los hermanos Koch han buscado revertir durante mucho tiempo, como el Plan de Energía Limpia de la EPA (Agencia de Protección Ambiental, por sus siglas en inglés), que actualmente se encuentra en proceso de derogación formal, y la retirada de Trump del Acuerdo Climático de París, entre sus principales logros. La nota destacó los esfuerzos de la administración para dar marcha atrás a las reglas planeadas para fortalecer el impuesto al patrimonio en una lista de 13 decisiones regulatorias favorecidas por la red.

La operación política de la red incluye un equipo de encuestas e investigación, cabilderos en Washington, un equipo de campo de varios cientos, grupos diseñados para emitir avisos de campaña y una variedad de grupos de base establecidos para atraer a ciertos electorados. La Iniciativa LIBRE es un grupo de red orientado a vender ideas de políticas de los Koch a las comunidades latinas. Generation Opportunity trabaja para llegar a los millennials y estudiantes universitarios; Veterans For America, a los veteranos de guerra y votantes de mentalidad militar.

Para ganar apoyo para la legislación tributaria republicana, la red Koch afirma haber organizado más de 100 mítines en 36 estados, contactado a más de 1.8 millones de activistas y tocado más de 33 mil  puertas. El grupo también gastó libremente en anuncios digitales y de televisión, con 1.6 millones de dólares en anuncios de televisión en apoyo a la legislación, sólo en Wisconsin.

Como The Intercept informó con anterioridad, la red Koch dijo a sus representantes que minimizaran la preocupación por el déficit, un problema importante planteado durante la administración Obama, para convencer a los legisladores de que apoyaran el paquete.

Días después de que se aprobara la reforma fiscal, Charles Koch y su esposa donaron 500 mil dólares al grupo de acción política de Paul Ryan, que tiene un umbral elevado para las donaciones.

coacción. La red Koch patrocinó la presión a los senadores demócratas Joe Manchin, Heidi Heitkamp y Joe Donnelly, quienes eventualmente votaron a favor del  empresario.

A pesar de un cierto antagonismo público sobre Trump —incluyendo coqueteos con su reemplazo como candidato frente a Ryan en la Convención Nacional Republicana—, los hermanos Koch han disfrutado de un acceso increíble con su administración. El abogado del presidente, Don McGahn; el principal enlace del presidente con el Congreso, Marc Short; y la consejera del presidente, Kellyanne Conway, trabajaron previamente para la red Koch antes de tomar sus puestos actuales en la Casa Blanca. Los formularios de ética revelan que funcionarios en todo el gobierno, incluida la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Energía, prestaron sus servicios anteriormente en los think tanks de Koch u otros grupos relacionados con ellos. El vicepresidente Mike Pence también mantiene una relación estrecha con los hermanos.

Los Koch esperan cambiar otros aspectos de la sociedad estadounidense, incluidos los sindicatos y la judicatura.

El memo detalla los esfuerzos para debilitar el poder de los sindicatos, incluido un amplio ataque hacia ellos desde el sector privado en los estados controlados por los republicanos en 2017. Mientras tanto, el documento advierte que la administración Trump ha archivado una serie de reglas de la era Obama que fueron vistas como demasiado amigables para los trabajadores y los sindicatos, incluida la regla de las horas extra y la regla del empleador conjunto. Esto último habría reducido las barreras para que los empleados en franquicias, como los establecimientos de comida rápida, formen un sindicato.

A ese punto, la red de Koch planea seguir adelante con la Ley de Derechos del Empleado, una legislación para extender las leyes de derecho al trabajo a nivel nacional y establecer nuevas barreras para los activistas laborales que esperan formar nuevos sindicatos.

La nota señala que ellos creen que el juez Anthony Kennedy se retirará pronto, y el esfuerzo por reemplazarlo será “mucho más polémico” que el esfuerzo por confirmar al juez Neil Gorsuch.

“Si el presidente Trump designa a un candidato constructivista y de principios para el puesto del juez Kennedy o cualquier otro asiento vacante, anticipamos un involucramiento con tácticas de base, creando cobertura en medios y organizando eventos pagados para respaldar la confirmación”. El documento detalla que la red patrocinó la presión a los senadores demócratas Joe Manchin, Heidi Heitkamp y Joe Donnelly, quienes eventualmente votaron para confirmar a Gorsuch.

En Indian Wells, California, el mes pasado, la red realizó un retiro con 700 donantes. Varios periodistas fueron invitados a asistir en tanto se comprometieran a no nombrar a los presentes.

Los operadores de la red también dirigieron sesiones para explicar cómo avanzar en las elecciones intermedias. Los hermanos Koch tienen la intención de gastar 400 millones de dólares para preservar la mayoría republicana en el Congreso y mantener el poder del Partido Republicano a nivel estatal.

En los últimos días, los grupos de la red de Koch han comprado anuncios dirigidos a legisladores demócratas en elecciones clave en todo el país. Esta semana, un nuevo anuncio comenzó a emitirse en Missouri criticando a la senadora demócrata Claire McCaskill, quien se presentará a la reelección este año.

“Hemos hecho más progresos en los últimos cinco años que en los últimos 50”, dijo Charles Koch. “Las capacidades que tenemos ahora pueden llevarnos a un nivel completamente nuevo”.

Compartir