Compartir

Tuni Levy

Captura de pantalla 2014-10-14 a la(s) 20.37.43

2009

Malala escribe un diario.  Cuenta su historia para la BBC, la historia de una niña en una provincia de Pakistán.  La historia de una pequeña que lo único que quiere es poder ir a la escuela.  Los talibanes que controlan la zona lo prohíben: las niñas no tienen ni el derecho ni la obligación de estudiar según sus convicciones.  Pero Malala se opone.  Supera sus miedos, sus pesadillas, se quita el uniforme para aparentar, se enfrenta con los rumores de cuerpos que yacen en la calle, ahoga el ruido de los bombardeos y todos los días Malala va a la escuela.  Un hombre en su camino le dice que la va a matar.  La escuela pierde de a poco a su alumnado, el 70% de las niñas no se vuelven a presentar.  Ella no falta.

2012

Malala va la escuela de su natal Swat por última vez.  Un talibán, en su intento por quitarle la vida,  le dispara en la cabeza mientras abordaba el autobús de regreso a casa. La bala entra por la oreja y sale por su cuello. En Peshawar la operan y se la logran extraer.  De urgencia, es trasladada a el Reino Unido para recibir tratamiento y operaciones reconstructivas.  Después de casi tres meses es dada de alta.

2013

El mundo toma su causa.  El 20 de marzo regresa a la escuela.  Ahora lo hace en Birminham.  Su padre la acompaña. Malala sonríe.

2014

Tras varias nominaciones, Malala es galardonada con el reconocimiento más importante que se otorga a las y los luchadores por la paz.  Hoy el Nobel es suyo y ella, es del mundo.

Compartir