Fotos: nuface-mexico.com y currentbody.com

Compartir

Irene Muñoz

La base de su implementación se desarrolla al descubrir que la corriente natural del cuerpo ya no es efectiva de forma gradual conforme pasa la edad. Esto genera flacidez, pérdida de contorno y envejecimiento. Como tratamiento de parálisis faciales, el procedimiento fue probado para tratamiento estético y es gran aliado por los resultados que aporta.

Las corrientes eléctricas controladas  que ofrece esta tecnología son seguras y no invasivas. Son una especie de entrenamiento directo al rostro, por lo que genera como beneficio el lavantamiento y tono de músculos faciales, mentón y cuello. También contribuye en la formación de colágeno y elastina.

Actúa como un masaje de drenaje linfático, pues elimina el exceso de agua y toxinas; mejora la circulación y minimiza líneas de expresión, recupera el contorno facial definido y mejora la piel. 

Para su primera apliación o guía con un profesional no dejes de ir por lo menos cada tres meses, así como entre citas para implementar con un dispositivo en casa la energía que mantenga sus resultados.

Compartir