Foto: cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Luis Miguel Barbosa, gobernador del estado de Puebla dijo que a su gobierno le robaron un año “a la mala”, pero sin importar el hecho, cumplirá sus planes de gobierno durante los cinco años de administración que le restan.

El mandatario estatal acompañó al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien encabezó un diálogo con miembros de los pueblos otomí, náhuatl, totonaco y tepehua, quienes habitan en Puebla.

Durante el evento, el gobernador poblano pidió a los ciudadanos paciencia para que se puedan echar a andar los programas de infraestructura social, al tiempo de afirmar que a pesar de la espera, su gobierno trabajará de inmediato para que sean construidos los caminos que permitan conectar a las comunidades más apartadas.

“Me quitaron un año, me lo escamotearon, por eso mis planes son de cinco años y ahí va el proyecto camionero y carretero que he planteado”, dijo al señalar que el tema de los caminos es para los gobiernos del estado y federal “un plan de inmediato, mediano y largo plazo y lo tendremos así planificado”, aseveró.

En ese sentido, Barbosa Huerta pidió a las comunidades indígenas eliminar los reclamos, ya que destacó, su gobierno está de lado de sus demandas y por ello, trabajará para atenderlas a la brevedad.

“Veo a indígenas como agentes de cambio, no como los olvidados. Hoy en Puebla tienen un gobierno federal que se identifica con ustedes y un estado que lo hace de manera completa. No son olvidados, quítenla de su diccionario de reclamos, ya no lo son”, insistió.

Finalmente, el gobernador destacó que en la entidad se defenderán las tradiciones indígenas, pues éstas forman parte de la mexicanidad. MBL

ES DE INTERÉS |

Compartir