El periodista Musacchio avizora un final desastroso para AMLO e irrita a sus ex camaradas comunistas

17 de Abril de 2024

Rogelio Hernández López
Rogelio Hernández López

El periodista Musacchio avizora un final desastroso para AMLO e irrita a sus ex camaradas comunistas

rogelio hernandez

El periodista enciclopedista Humberto Musacchio López escribió su columna República de las Letras para Excélsior el 30 de noviembre con el título Hacia un final desastroso. Allí atisbó que “Cuando falta menos de un año para el fin de sexenio, los problemas se acumulan y los vientos del fracaso soplan sin clemencia. En tal situación, salvo para los enemigos declarados del gobierno, nada hay que celebrar, pues el desastre puede ser atribuido a una persona, pero sus efectos los sufrirá toda la sociedad”.

Ese texto lo insertaron voluntariamente los editores del semanario digital Tribuna Comunista. Y desde el mismo día se armó una rebambaramba, pocas veces vista, en uno de los chats de esta corriente política, con descalificaciones y denuestos contra quien fuese militante muy activo del ahora extinto Partido Comunista Mexicano; también recriminaron a los editores por publicarle. Pocos defendieron el derecho del periodista a escribir y expresarse con libertad y casi nadie polemizó para refutar con datos el enfoque y conclusiones de su columna.

El pesimismo de Humberto

Musacchio es uno de los periodistas con más reconocimientos de sus colegas profesionales, universidades y editores de historias y enciclopedias por la solidez de sus investigaciones y escritura pulcra. Recién cumplió 80 años y sigue tan activo como cuando comenzó en la profesión en 1969.

Este reportero conoció a Humberto y le aprendió profesionalidad del periodismo y convicciones políticas desde que él y otros periodistas militaban en células del desaparecido PCM. Se le aprecia como amigo y persona solidaria. Por eso y más también le desconcertó el enfoque, contenidos y conclusión lapidaria de su columna, como si la hubiera redactado enojado, de prisa, sin revisarla y sobre todo eludiendo el contexto de la lucha política y la perspectiva de izquierda social del bloque gobernante.

Para soportar su hipótesis del “final desastroso de la 4T” Humberto anotó seis argumentos centrales:

De Acapulco: “López Obrador no se ha atrevido a presentarse ante los damnificados, quienes perdieron toda posesión material… la falta de apoyo oportuno, (y con su ausencia no mostró) solidaridad y empatía con los afectados”.

De las obra de Dos Bocas y el Tren Maya: “no parece que vayan a concluirse debidamente, pese a que su presupuesto se ha multiplicado en detrimento de otros renglones del gasto público”. (será una) nefasta herencia para el próximo gobierno”.

Sobre la inseguridad: “es una sombra negra que ha transformado, para mal, la vida de los mexicanos. … frente a la cual no hay diques que la contengan”.

Sobre la extinción de Notimex, acusa que es una medida anti laboral y que “el gobierno incurre en un despropósito, pues muestra su rotundo desconocimiento de la utilidad o, más bien, necesidad de que el Estado cuente con un órgano informativo con los alcances de una agencia”.

En el plano económico Musacchio asegura que: “Este año, la deuda pública creció en un billón de pesos y, en 2024... crece la economía informal por el desempleo y los bajos ingresos”.

Y acusa intención de manipular las elecciones próximas por: el “recorte al presupuesto de los órganos electorales, ya debidamente infiltrados por gente afín a las autoridades morenistas. La embestida contra la Suprema Corte va por el mismo camino”.

Desconcierto

Esta es una forma de observar hechos y fenómenos. Parece que el sentido general del texto es para señalar, lo que a su juicio son malas prácticas de gobierno y para que las modifique. Pero desconcierta porque no hace explícita esa intención, por la redacción sin matices y sobre todo por la falta de contexto y contraste.

Lo peor es que, así como está, esa columna de Humberto la suscribirían con gusto representantes de los partidos y medios del frente opositor que combaten con propaganda que exagera y distorsiona los hechos. En ellos se entiende, porque son adversarios, pero Humberto no lo es. Me parece que sigue siendo un periodista de izquierda.

En la entrevista muy amplia que le concedió Musacchio a Víctor Roura para el sitio La Lupa y que se difundió apenas el 23 de noviembre, él se refleja como el periodista de izquierda de siempre. Dice allí:

“No ignoramos que en ciertos medios la crítica adversa al gobierno de López Obrador es interesada, mentirosa y hasta canallesca, pero éste y todos los gobiernos tienen cola que les pisen...

“La función del periodismo es informar y analizar críticamente los hechos... Podemos reconocer lo positivo, pero sin olvidar que nuestra función principal es destacar lo negativo, pues de esa manera cumplimos con ofrecer un buen servicio al público, pero también a la autoridad, pues le estamos advirtiendo de lo que necesita corregirse”.

El enfoque empresarial

Pero otras evaluaciones del presidente López Obrador casi al final de su mandato, contrastan con el enfoque de Humberto y hasta parecen más equilibradas y realistas.

Por ejemplo en el periódico digital Expansión, de corte empresarial, el analista Jorge Sánchez Tello expuso logros y críticas al gobierno y no prevé desastre:

En el último año de su gobierno, López Obrador se enfrentará a una serie de retos, entre los que se encuentran la inflación, la inseguridad y la polarización política”.

“Entre los principales logros del gobierno de López Obrador se encuentra “la disminución de la pobreza. Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la pobreza extrema pasó de 10.5% en 2018 a 8.5% en 2022”.

“Otro logro importante es el aumento del salario mínimo general. En 2018, el salario mínimo era de 88.36 pesos”. (Los datos más recientes indican que en 2024 será de 248.93 pesos diarios, creció 188 por ciento más en cinco años; en la Frontera Norte pasará a 374.89 pesos diarios, un incremento de 326 por ciento de 2018 a 2024. Nota de RHL)

En analista, con claro enfoque empresarial, dice: “El gobierno de López Obrador también ha invertido en infraestructura. Se han construido o remodelado carreteras, aeropuertos, hospitales, escuelas y otros proyectos. Por ejemplo, se ha construido el Tren Maya, un proyecto de infraestructura de transporte de 1,500 kilómetros que conectará los principales sitios arqueológicos de la península de Yucatán. Aunque falta por ver qué tan rentable será”.

“La reforma que el Gobierno y la IP pudieron llevar a cabo para beneficiar a los trabajadores del sector privado con las Afores permitirá tener mejores pensiones, porque a partir de este 2023 las empresas están aumentando la aportación a la cuenta del trabajador con el objetivo de pasar del 6.5% al 15% de su sueldo hacia el 2030. Un logro y un ejemplo de que el Gobierno y la IP pueden colaborar para beneficio de los trabajadores.

“Por último, el gobierno de López Obrador ha fortalecido las instituciones públicas. Se ha creado la Guardia Nacional, una fuerza de seguridad pública que está integrada por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina. También se ha impulsado la autonomía del Banco de México y del Instituto Nacional Electoral.

“Sin embargo, también se han registrado críticas por el manejo de la pandemia de Covid-19, la inseguridad y la calidad educativa y de salud no han mejorado. También se ha criticado la concentración de poder en el Ejecutivo.

De otro periodista veterano

Otro ejemplo de evaluación no mentirosa ni canallesca como las que critica Humberto fue del también prestigiado periodista especializado en economía, Roberto Fuentes Vivar, a fines de noviembre. Considera dos logros de este gobierno en esa materia: “Ahora, el trabajo gana terreno al capital y se derrumbaron los mitos del neoliberalismo”.

Por los monumentales aumentos al salario mínimo general de 2019 a 2023 Roberto asegura que se ha revalorado la importancia de los trabajadores.

Por ejemplo, dice: La masa salarial aumentó significativamente respecto del producto interno bruto y ya representa el 26.1 por ciento. Y de los mitos que cayeron, enumera:

Que aumentar salarios era inflacionario. Pero la inflación no rebasará 5 por ciento este año;

Que aumentaría la informalidad. En octubre la informalidad laboral fue de 56.2 por ciento, mientras que en 2018 era de 56.7;

Que se iba a ahuyentar a la inversión extranjera. Todos los reportes indican que tenemos la mayor de la historia. Los anuncios son de más de ¡106 mil millones de dólares! Sin necesidad de hipotecar al país;

Que las empresas iban a quebrar. Resultó que el número de trabajadores que reciben menos de un salario mínimo pasó de 40.4 a 36.3 por ciento de la población ocupada entre 2018 y 2023;

Que haría crecer el desempleo y esa tasa actual es menor a la de 2018, además el Instituto Mexicano del Seguro Social registra récord histórico de 22 millones de trabajadores afiliados.

Tras 40 años de no ser visibilizados, el gobierno volvió la vista a los trabajadores. cinco años pudieron más que seis sexenios, concluye el también columnista.

En coincidencia con este periodista, otros analistas de economía y finanzas aseguran que la recuperación del poder adquisitivo por los aumentos salariales, las pensiones y otras medidas de política social, la inversión pública y otras acciones para el campo estimularon el mercado interno y de allí el crecimiento económico superior al 3.5 por ciento de 2023, mayor a cualquier vaticinio.

Así, por el lado de la economía, los que saben no advierten desastre.

Contrastar

Sobre la inseguridad que percibe Musacchio y que sentimos la mayoría, sí sirve para hacer propaganda política en contra pero no buen periodismo. Tenemos que aceptar que sí ha ido disminuyendo y no concluir que aumenta por “falta de diques”.

Los reportes de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana registraban al 1 de septiembre que los delitos del fuero federal bajaron 24 por ciento; el homicidio, 17 por ciento; el robo, 26 por ciento; el feminicidio, 29 por ciento; el robo de vehículo, 44 por ciento y el secuestro en 80 por ciento.

Igualmente, la preocupación de Humberto por la deuda pública no altera a los verdaderos especialistas. “A pesar de la crisis mundial por la pandemia y de la guerra de Rusia-Ucrania, solo creció 4 décimas en relación con el producto interno bruto. En 2018 la recibimos en 43.6 y hoy está en 44 por ciento; sigue siendo manejable, porque sencillamente no hemos contratado créditos adicionales”, informa Fuentes Vivar.

Sobre el descontento social que observa Humberto de Acapulco porque al Presidente no lo han visto los afectados y por la “falta de medidas del gobierno federal”, como él dice, hay que recapitular lo que sí han estado informando hasta los medios convencionales los días recientes:

El presidente sí ha ido cinco veces, en dos se realizaron reuniones con sectores y aparte conferencias de prensa en las instalaciones de la Marina… Se levantaron censos de 250 mil hogares y empresas afectadas… casi termina la limpieza de Acapulco, también por los apoyos de 8 mil pesos que se dieron a propietarios de casas deterioradas… casi se reestableció el sistema eléctrico y el del agua… se siguen distribuyendo miles de raciones de alimentos, como desde el primer día, despensas, canastas… ya comenzó la entrega de apoyos de 35 y 60 mil pesos durante diciembre para la compra de materiales y el pago de albañiles para reconstrucción de casas dañadas… ya se entregaron más de 40 mil paquetes de

electrodomésticos y enseres y se consigue el resto de 250 mil en China y otros países… se iniciará la entrega de certificados de propiedad a la mitad de los residentes de unas 270 mil viviendas que carecen de títulos… se han rehabilitado más de 80 inmuebles escolares de los 300 afectados… se han realizado

y otras reuniones de planeación con empresarios para incentivar el turismo y otros soportes a la reconstrucción.

Con todo esto, no parece haber evidencias de un eventual desastre de fin de sexenio como el que augura mi amigo Humberto, aunque si problemas en tránsito de solución. En lo que tiene razón es que sí se menosprecia la falta una agencia informativa de Estado, pero no es causa de alarma y crisis política. Notimex no operó en todo el sexenio.

Para el contexto y contraste, nos haría bien a los periodistas profesionales, que valoráramos la información completa para la crítica bien hecha. Por ejemplo, mirar con detenimiento el quinto informe del Presidente Andrés Manuel López Obrador y más si se tiene una visión con perspectiva de izquierda.

Allí veremos una enorme cuantía de datos que respalda la nueva política social, con medidas que explican, en buena parte, que la aceptación ciudadana al gobierno federal sea del 62 por ciento, según datos al 7 de diciembre de la empresas Oraculus, que promedia a las encuestadoras mexicanas más serias.

Por lo menos en esa proporción de mexicanos no se perciben por ahora signos de descontento que conduzcan a un desastre gubernamental a fin de sexenio ni de Morena en 2024.

Con datos polemizo afectuosamente con mi estimado amigo y colega Huberto Musacchio, quien no se enteró de la batahola que despabiló a comunistas con un texto que no era para publicarse en un medio partidista, de orientación ideológica bien definida, pero no de prensa convencional. Mirada de reportero.

TE PUEDE INTERESAR:

Carta abierta: es impostergable la ley nacional de prevención contra agresiones a periodistas

Ya son 31 grupos socialistas y comunistas para atajar la derecha y profundizar la 4T