Foto: EjeCentral

Compartir

Elizabeth Velázquez losintangibles.com

En tan sólo 168 horas cambió el panorama de los municipios de la esperanza en el país. San Luis Potosí, Hidalgo y Yucatán ya no cuentan con uno solo y Oaxaca perdió casi la mitad.

A una semana de la apertura de los llamados municipios de la esperanza, varios han tenido que retomar las medidas de contingencia debido a la presencia de casos positivos de Covid-19 en su territorio o en las demarcaciones vecinas. 

La pérdida de estos espacios libres de contagio coincide con la tendencia al alza que el país ha registrado durante la última semana, y que ha hecho que se alcancen nuevos máximos históricos tanto en casos positivos como en fallecimientos.

En conjunto 140 municipios ya no forman parte de la esperanza, lo que representa el 43.2% del total nacional de este tipo de demarcaciones. Además, todos los estados con este tipo de territorios perdieron al menos uno de ellos, y tres definitivamente dejaron de tener localidades libres de contagio o sin vecindad con otras donde sí presenten casos, lo que las deja fuera de la lista de entidades sin Covid-19.

De los estados que aún conservan municipios de la esperanza, Oaxaca tuvo el mayor impacto directo al restar 90 de los 213 territorios libres que tenía registrados, le siguen Jalisco y Sonora con ocho lugares menos cada uno. Nuevo León, Puebla, Veracruz y Guerrero reportaron disminuciones moderadas, mientras que Chihuahua fue la entidad con menos daño al reportar solo una localidad perdida.

Chiapas, Michoacán y Tamaulipas están en situación crítica, ya que han restado casi todos sus municipios de la esperanza y sólo mantienen un territorio sin contagio del total que habían registrado en un principio. El territorio chiapaneco fue el que reportó mayor impacto al perder cuatro de las cinco localidades libres que tenía al inicio de la semana.

De forma proporcional, Yucatán, San Luis Potosí e Hidalgo son los estados más perjudicados al perder el 100% de sus territorios sin contagios, lo que corresponde a la información presentada el 12 de mayo por las autoridades de salud y que apuntaba a una tendencia al alza en los casos de pacientes positivos por Covid-19 en estas tres entidades.

En Oaxaca la pérdida de territorios sin contagios se registró principalmente al sur de la entidad, zona calificada como crítica por el índice de vulnerabilidad ante Covid-19 de la UNAM, y que no cuenta con los recursos suficientes para enfrentar un número de casos elevados o graves por esta enfermedad. Los 98 territorios vírgenes que se restaron en las entidades del sur corresponden a esta situación de fragilidad, lo que podría elevar rápidamente la saturación hospitalaria y el número de víctimas fatales en esta región.

Al norte del país se perdieron 16 municipios de la esperanza, lo que representa el 45.7% del total de demarcaciones de este tipo en la región. 

Compartir