Compartir

Juan Carlos Rodríguez

La cifra de 378 mil 285 contagios de coronavirus en México, que hasta el viernes 24 de julio tenía la Secretaría de Salud, podría ser 19 veces menor a la real, de acuerdo con parámetros de la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Indiana de Estados Unidos.

Esta semana, la casa de estudios norteamericana publicó los resultados de una investigación aleatoria —fueron examinadas 4 mil 600 personas con Covid, sin Covid y voluntarios que no sabían si portaban el virus— y obtuvo una de las primeras aproximaciones al verdadero daño de la nueva enfermedad. 

En su edición del miércoles pasado, el Reporte Especial de ejecentral dio a conocer que el equipo dirigido por Nir Menachemi determinó que la tasa de letalidad del SARS-CoV-2 es de 0.58 por ciento. Esto significa que por cada persona que muere, habría alrededor de 172 personas contagiadas.

Si estos criterios se trasladaran a la realidad mexicana, resultaría que las 42 mil 645 muertes reportadas hasta ahora por las autoridades sanitarias, equivalen al 0.58% del universo de contagiados que ascendería a 7 millones 352 mil 586 personas. Este número es 19 veces superior al reporte oficial de personas que han dado positivo a Covid-19. 

Desde que comenzó la alerta sanitaria, en mayo pasado, el portal del Centro de Información Geográfica de la UNAM sobre Covid-19 en México ha hecho un par de ejercicios sin tomar en cuenta la tasa de letalidad oficial, que es de 11.3 por ciento.

De acuerdo con la Organización Mundial de la la Salud (OMS), esa tasa es muy alta si se consideran los promedios internacionales y resulta inverosímil, ya que es resultado de las pocas pruebas de Covid que se realizan en el país y que la gran mayoría de los diagnosticados en México son personas que acuden a los hospitales cuando el cuadro de síntomas es severo.

Si la tasa de letalidad del virus SARS-Cov-2 en México fuera de 1% (es decir, que por cada 100 personas que se enferman, una muere), México tendría 4 millones 264 mil 500 casos acumulados “inferidos” del nuevo coronavirus, refiere el portal de la UNAM.

De igual forma, si la tasa de letalidad del virus fuera de 0.5% (es decir, que por cada 200 personas que se contagian, una pierde la vida), el país tendría 8 millones 529 mil casos acumulados “inferidos”, según el sitio de la máxima casa de estudios.

La clave de la tasa

La necesidad de contar con una “tasa de letalidad” para calcular la dimensión de una pandemia, se origina por la imposibilidad de hacer pruebas de Covid-19 a la totalidad de los habitantes de un país, sobre todo si son superpoblados como China, India, Indonesia e incluso, México.

Estados Unidos es el país que más pruebas de coronavirus hace en el continente americano, con 15 mil 940 test por cada 100 mil habitantes; le siguen Canadá con 9 mil 900, Chile con 7 mil 869, Perú con 6 mil 78 y Panamá con 4 mil 716. México se encuentra al fondo de la tabla, con 688 test por cada 100 mil personas, lo que refleja lo subestimado que está el registro de contagios.

Como el único número certero y comprobable con el que cuentan las naciones es el de defunciones, saber cuántas personas fallecen de cada 100 que se contagian permite hacer una proyección de los posibles contagios, sin necesidad de hacerles pruebas a todos.

Así, si la tasa de letalidad es de 1%, se puede inferir entonces que por cada fallecimiento hay 99 personas contagiadas; o si la tasa es de 10%, se podrá inferir que por cada deceso hay nueve enfermos.

Entre más pequeña es la tasa de letalidad, mayor será el número de posibles contagiados. Eso ocurre porque una tasa de 0.5% significa que por cada muerte hay 199 infectados, y una tasa de 0.1% quiere decir que por cada fallecimiento hay 999 enfermos.

El hallazgo de la Universidad de Indiana, al establecer que la tasa de letalidad del nuevo coronavirus es de 0.58 quiere decir que por cada persona fallecida hay 172.4 personas infectadas. 

Compartir