Jose Luis Camacho

Catalogada como actividad esencial, el Congreso mexicano se encuentra en una encrucijada debido a que su marco jurídico no contempla la realización de sesiones virtuales ni a distancia, lo cual ha sido tema de reunión en los recientes días dada la peligrosidad de reunir en un mismo salón a legisladores provenientes de todas las regiones del país y con ello, de multiplicar el peligro de contagio de la pandemia que tiene a los mexicanos muy consternados.

Y es que el Congreso es el facultado constitucionalmente para aprobar cualquier solicitud del Presidente de la República, así como para reconducir alguna partida del Presupuesto de Egresos de la Federación para este año. De ahí la pertinencia de que las y los legisladores estén al pendiente del desarrollo de la actual emergencia sanitaria.

Mientras la nación se encuentra a la espera de lo que anuncie el Ejecutivo el próximo domingo, los gobiernos estatales ya han presentado sus respectivos planes de salud, económicos y de protección a la población, los cuales sí contemplan planes de apoyo a la labor productiva.

Tal es el caso de Guerrero, entidad que se ha visto fuertemente afectada en el sector turístico y que en un acto de responsabilidad el gobernador Héctor Astudillo Flores ha ordenado el cierre total de las playas, con el objetivo de evitar el contagio y desincentivar la visita de personas de otras entidades federativas que podrían representar un riesgo para la población.

Hace unos días, el gobernador guerrerense presentó el Plan Económico para la Contingencia del Covid-19, que busca responder a la población y a los sectores económicos de la entidad.

Astudillo Flores ha hecho hincapié en el peligro de que mucha gente pueda sufrir de hambre, dada la posible pérdida de empleos y de poder adquisitivo. Por tal motivo, el gobierno de Guerrero comprará mil toneladas de maíz para garantizar la estabilidad del precio de la tortilla, al tiempo de crear el Programa para Apoyo Alimentario.

Son 60 millones de pesos los que se destinarán a créditos a micro, pequeñas y medianas empresas.

El gobierno de Héctor Astudillo ha decidido apoyar directamente a las empresas y sus trabajadores suspendiendo el pago de impuestos locales como el de hospedaje y remuneraciones, en aras de dotarlos de liquides en los meses de mayor dificultad económica.

Con estas acciones se busca evitar el desempleo y el cierre de empresas en Guerrero.

La pandemia, sus lecciones y la ciencia, como refugio

Hoy hemos visto cómo la pandemia, que asusta a todo el planeta, ha dejado al descubierto que el sistema económico imperante –el de sálvese quien pueda— ha mostrado su fragilidad y debemos pensar en nuevos paradigmas. Hoy también vemos que debemos encontrar un nuevo esquema de entendimiento entre el papel del Estado y la economía, pues la reactivación económica no vendrá tan sólo de las fuerzas del mercado.

Éstas y otras reflexiones más ha externado en los recientes días de guardar el senador Ricardo Monreal Ávila, quien además de encabezar a la bancada mayoritaria del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es el presidente de la Junta de Coordinación Política en el Senado de la República, quien observa que una vez que la crisis sanitaria global haya sido superada, cada país deberá diseñar sus programas económicos para tratar de que su economía se recupere, “el mercado no es la solución a todo”.

El legislador zacatecano señala que estamos en un momento de emergencia que exige deponer los intereses personales y trabajar para superar el verdadero problema de evitar la muerte y la desolación provocada por la pandemia del coronavirus y sus efectos en la economía micro y macro, así como al interior de nuestra sociedad y el núcleo familiar.

La lucha contra esta pandemia exige prudencia y esa es la principal lección que da a la población y que muchos políticos no entienden: “pretender obtener beneficios políticos, personales o partidistas es una mezquindad sin razón”.

Por ello, el legislador sostiene que hoy es el tiempo de la ciencia, de los médicos, enfermeras, de los camilleros, los paramédicos y de todo el personal del sistema de salud. No es momento de politiquerías, ni de egos personales o de cuotas partidistas.

La situación del país es muy grave, tienen que darse cuenta los políticos que es hora de la ciencia, hay que darle paso a la ciencia, aceptar las recomendaciones que de ellos vengan, sin condición, de eso depende que salvemos muchas vidas por eso, éste es el momento de la ciencia, no de la política.

En este sentido, Monreal Ávila hace votos por que impere el buen juicio, la inteligencia y la prudencia para que juntos podamos salir avante de esta tragedia global. Y advierte que ningún sistema de salud, incluso de los países más desarrollados ha sido diseñado para soportar una prueba de tal magnitud, de ahí la importancia de guardar los egoísmos y luchar juntos.

Monreal he conversado con todos los coordinadores de grupos parlamentarios y con los senadores de la mayoría legislativa y ellos –salvo tres grupos de ocho– le solicitaron que en este momento le den preferencia a la ciencia, a las recomendaciones, no a politizar, no a confrontar.

Compartir