Jose Luis Camacho

A la fecha no sabemos si Ricardo Monreal vaya a ser candidato presidencial ni mucho menos si ocupará Palacio Nacional; no obstante, lo que sí podemos tener en claro es que el presidente López Obrador tiene en él un verdadero aliado político, pues el senador y presidente de la Junta de Coordinación Política siente correr por sus venas la política desde que es niño.

Esto obedece a que el entonces adolescente Ricardo pudo servir a sus paisanos campesinos y no había cumplido 30 años cuando ya estaba formando parte de la LIV Legislatura de la Cámara de Diputados. Desde aquellos momentos no se ha apartado ni un centímetro de la cosa pública, mucho menos de su formación académica, al ser un político preparado que, como dijera don Jesús Reyes Heroles, es un hombre de acción y de reflexión.

Es posible que muchos no estemos de acuerdo con él y muchos otros sí lo estén en cuanto a su forma de pensar, pero podemos coincidir en que hay una percepción social cuando menos de la clase que se interesa por las cosas de la política de que es un hombre de gran vitalidad y permanencia en el servicio público.

El también coordinador de la bancada mayoritaria en el Senado ha tenido el arrojo de que cuando no ha estado de acuerdo con las demás fuerzas políticas representadas en Paseo de la Reforma 135, se ha abierto al diálogo para continuar su caminar con la capacidad inventiva de volver a empezar.

Por supuesto que no se trata de una monedita de oro pues tiene atributos y errores, pero sigue en el candelabro político y con muchos seguidores por lo visto.

Clasemediero, profesor universitario y jefe de familia son parte de su imagen social.

La prensa da cuenta que hace 20 años hizo una alianza con Andrés Manuel e incluso en repetidas ocasiones ha expresado su lealtad, pero sobre todo la ha demostrado en diversos momentos.

López Obrador, por su parte, político desconfiado pero de gran trayectoria, no tiene claro el presente ni el futuro de su proyecto, de ahí el descontrol que vivimos en este momento; sin embargo, lo destacable es que ante el embate mediático permanente ninguno de sus cercanos ha salido a poner el pecho como Monreal, arriesgando su capital político que es para salir en defensa del Presidente la República.

Ante esta actitud cordial y valiente del zacatecano, el Presidente lo increpa y le reprocha sus expresiones sobre los métodos de la sucesión presidencial.

Monreal, por su parte, lo que ha hecho es ser congruente, valiente y sensato ya que además de no ser ingenuo es un hombre de carácter y sabe que lo que propone López Obrador no es el método ideal para sacar un candidato presidencial. 

Mucho tiempo habrá de pasar para que haya formalmente candidatos presidenciales, no menos de dos años, así es que en esta carrera llegará sólo a la candidatura el que tenga las cualidades de un político de peso completo. Monreal podría ser uno de ellos.

@jlcamachov

Síguenos en @EjeOpinion

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir