Luis M Cruz

1.

 Apoyado en una serie de conversatorios del Consejo de Relaciones Exteriores, conducidos por su presidente, Richard Haass, es posible plantear algunas expectativas para el mundo en el porvenir inmediato y que de una u otra manera habrán de influir en el devenir del siglo XXI. 

2.

 El primer tema, acuciante, es si la democracia representativa moderna podrá sobrevivir ante el asedio del autoritarismo y la desesperanza que cunden por el mundo. ¿Por qué se ven retrocesos desde Polonia a Brasil y, desde luego, en Estados Unidos? La otrora promesa surgida después de la Segunda Guerra Mundial parece desfallecer ante la magnitud de los retos contemporáneos, para los que parece no haber respuestas inmediatas ni tiempo de maduración suficiente. Históricamente, dice Anne Applebaum, galardonada con el Pulitzer, ha habido una correlación casi exacta entre democracia y prosperidad, la cual es puesta a prueba en las democracias imperfectas o semidemocracias existentes que tienden hacia el autoritarismo o respuestas rápidas y fáciles. Persistir es la clave, reformar parece ser el camino, en el cual las democracias han mostrado su resiliencia y capacidad de asimilación de los cambios. Ante el Estado tecnocrático chino o el autoritarismo que ofrece algún bienestar a cambio de libertades, la democracia podrá tener éxito como un régimen político capaz de ofrecer progreso con libertades y derechos.

3.

 La segunda cuestión atañe al efecto de los hechos pasados, es decir la historia, en la comprensión de los desafíos actuales, incluyendo la erosión de la democracia, el ascenso de China y la amenazante cleptocracia rusa de Vladimir Putin. No se puede predecir el futuro, pero sí anticiparlo y desde luego, entender el pasado ayuda a ello. Margaret McMillan, historiadora de Oxford University, señala el riesgo de vivir en un mundo en donde las alianzas se vuelven inestables y un poder emergente está buscando una mayor porción del mismo, como sucedió con Alemania antes de la Primera Guerra Mundial. No es, no puede ser una simple analogía, sino algo que debe manejarse con extrema cautela, cuidar las alianzas, mostrar firmeza y contener y acomodar las exigencias inevitables para un nuevo orden en el que habrá que compartir el poder y las responsabilidades.

4.

 Un tercer ítem es, necesariamente, el relativo a los problemas globales que generan interdependencia y requieren respuestas concertadas; la pandemia actual y las que habrán de venir; el cambio climático; el comercio leal o justo, como se le ha querido definir. Construir una economía sostenible y sustentable no es un desafío menor, será algo que habrá de requerir formas de liderazgo y decisiones compartidas en la forma de la suma positiva, en donde todas las partes podrán ganar algo si bien no todas obtendrán lo que desean, estando en riesgo la sobrevivencia de todos, reflexiona Nicholas Stern, experto en cambio climático y energías renovables. 

5.

 ¿Se requiere un nuevo contrato social para el siglo XXI?, es una cuarta interrogante abordada por Minouche Shafik, director de la London School of Economics, quien responde afirmativamente y considera que el futuro estará determinado por el mercado laboral y las nuevas capacidades y habilidades de los trabajadores en una era de cambio tecnológico acelerado. El retorno del Estado para regular el mercado y la sociedad parece inevitable, la cuestión es en qué medida. Se está en un punto de inflexión, porque la gente siente que la actual correlación entre el Estado y el mercado no es justa ni ofrece suficientes oportunidades, lo que en la pandemia ha sido más que evidente al revelar la tremenda concentración de la riqueza y las carencias de la mayoría. Lo que vendría no es un Estado interventor o uno gendarme, sino una mediación nueva entre el Estado, el mercado y la sociedad, con un Estado del tamaño necesario (rightsize State) capaz de incentivar la innovación, la competencia y la cooperación para el desarrollo, al tiempo de proveer protección social y seguridad a los ciudadanos. 

Síguenos en @EjeOpinion

"Queda prohibida la reproducción total o parcial de las obras y contenidos de esta publicación periódica, por cualquier medio o procedimiento, sin ello contar con la autorización previa, expresa y por escrito o licencia concedida por ESTRICTAMENTE DIGITAL S.C.; toda forma de reproducción no autorizada será objeto de las acciones y sanciones establecidas en la Ley Federal de Derecho de Autor, la Ley de la Protección de la Propiedad Industrial y el Código Penal Federal."
Derechos Reservados ©️, Estrictamente Digital S.C., 2021

Compartir