Foto: Cuartoscuro

Compartir

Tomás de la Rosa

El nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía y el Tren Maya pretenden ser inmunes a lo que será la recesión económica de 2019 y 2020 porque la Secretaría de Hacienda (SHCP) pretende incrementar más de 1100% la inversión en esas obras emblemáticas del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y por ello pretende que el Congreso de la Unión autorice 54,304 millones de pesos (unos 2,549 millones de dólares) de inversión para 2021.

En los pre-criterios de política económica para 2021, enviados al Congreso en la contingencia sanitaria por el Covid-19, la SHCP solicita la aprobación de una partida de 27,574 millones de pesos (unos 1,295 millones de dólares, al tipo de cambio previsto por la SHCP para 2021) para que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) utilice los recursos en la “modernización y rehabilitación de la infraestructura aeroportuaria y de conectividad”, que es principalmente en el nuevo aeropuerto en la base militar de Santa Lucía, en el estado de México.

Ese presupuesto para el próximo año, de autorizarse, significará un incremento nominal (considerando inflación) de 1342% (mil trescientos cuarenta y dos por ciento) respecto a los 1,912 millones de pesos aprobados para el ejercicio 2020. Es decir, la dependencia que dirige Arturo Herrera pretende multiplicar 13.4 veces los recursos para la terminal aérea.

Para la Secretaría de Turismo (Sectur), la SHCP pretende solicitar al Congreso la autorización de un presupuesto de 26,730 millones de pesos (1,255 millones de dólares) para “proyectos de transporte masivo de pasajeros”, principalmente el Tren Maya, red ferroviaria para el transporte de pasajeros y carga en la Península de Yucatán.

De aprobarse ese monto, representará un incremento nominal de 969% respecto de los 2,500 millones de pesos aprobados para 2020. Es decir, para 2021 se buscará multiplicar 9.7 veces los recursos provenientes del pago de impuestos de los contribuyentes.

Esos incrementos de 1342% y 969% contrastan con el comportamiento de la economía. Derivado de los estragos que está provocando el virus SARS-CoV-2 en la economía global; en lo nacional, el Producto Interno Bruto (PIB) de 2020 se podría desplomar hasta en 3.9%, según la estimación de la SHCP, o una caída de hasta 8.0% según uno de los escenarios más catastrofistas visto por una correduría internacional.

Si bien, tanto la SHCP como los economistas privados ven un repunte en la economía en 2021, esto es más por un efecto de rebote estadístico. Para el próximo año, el gobierno federal ve un crecimiento del PIB de 2.5% y hasta 4.5% por parte de la correduría.

Un punto a considerar es que con la caída del PIB en 2019 y la esperada para 2020, la economía mexicana tendrá el cuarto bienio en la historia (al menos en la corta historia estadística que tiene el Inegi) con contracción de la economía y con el repunte esperado para 2021, la economía seguirá en números rojos.

Por ejemplo, por cada 100 pesos del PIB de 2018, considerando los pronósticos de 2020 y 2021 de la SHCP, al final del próximo año serán 98.4 pesos, es decir una contracción real de 1.6% de 2018 a 2021. Ahora, considerando el pronóstico pesimista, la relación será 100 a 96 pesos, es decir una contracción de 4.0%.

Compartir