Ana Saldaña

Quedarse en casa cada vez se convierte en una nueva normalidad. Sin embargo, no creo que ninguno de nosotros al momento de decidir quedarnos en casa teníamos la conciencia del tiempo y esfuerzo que tomaría hacerlo. Sin duda, somos de los afortunados los que podemos quedarnos en casa.  Pero también es claro que no sabíamos lo que vendría. Esto, es aún más cierto para los emprendedores.

En lo personal, como fundadora de una startup, al ver la tormenta que se venía, desde mediados de marzo decidí cerrar mi negocio y asegurarme de que todo mi equipo estuviera seguro en casa. Al momento, lo que entendí es que lo importante era asegurarles que no tenían de que preocuparse, éramos un equipo y lo más importante era que tanto su familia, como ellos, estuvieran bien. Con toda honestidad nunca pensé que serían tantos meses.

Sin embargo, pasan los días y hoy todos vivimos la incertidumbre de cómo será la nueva normalidad. Pero también hoy existe la conciencia de saber que invariablemente tendremos que llevar a cabo toda una nueva serie de inversiones para modificar la manera en que vivimos después del Covid-19. Justo hoy, veía como restaurantes al abrir después de Covid-19 se ven en la necesidad de bajar la afluencia de los clientes, modificar hasta los espacios para darle seguridad al cliente, poniéndoles hasta casitas individuales. Al final, todo suma y golpea al negocio, que no solo perdió cerrado, sino que también tendrá un futuro incierto.

Por lo mismo, estoy convencida que hoy desde casa es cuando tenemos que ayudar a todos esos negocios que forman parte de nuestra vida y que queremos que estén ahí cuando termine la pandemia. Todos tus lugares favoritos necesitan de tu ayuda. Existen muchas iniciativas para apoyar a las pequeñas empresas, pero lo que es cierto, es que de ti depende que sobrevivan esas empresas que son importantes para ti.

Hoy, es fácil conectar con esos negocios que son importantes para ti a través de las redes sociales.  ¿Hay un producto artesanal que te encanta? Búscalo para ver si lo puedes comprar en línea. ¿Qué ha pasado con tu restaurante favorito? ¿Ya hablaste con ellos para ver cómo puedes apoyarlos o si cuentan con servicio a domicilio? Has pensado en todas las personas que forman parte de tu vida, ¿el plomero, el zapatero, el sastre, el de la tiendita, el jardinero? Es hora de apoyar esos negocios que quieres que estén ahí cuando regresemos a nuestra nueva normalidad.

Me he hecho a la tarea de contactar personalmente a las personas que quiero que sus negocios sobrevivan la pandemia. También he buscado en redes sociales las cuentas de los negocios que son importantes para mi. Muchos restaurantes han implementado mecanismos de ayuda a través de plataformas, que incluyen desde apoyos para meseros, a compra anticipada de comidas y donativos que se reflejan en descuentos por el resto del año.

Algo que me llena de orgullo, es la capacidad del mexicano de ayudar cuando las cosas se ponen color de hormiga. Muchos estamos conscientes de la importancia de apoyar a todos los que están en lucha de frente contra la pandemia, ¿pero qué pasa con todos esos empresarios que hoy sus negocios se encuentran en un hilo?

Si una persona o negocio es importante para ti, es el momento de ver, en la medida de tus posibilidades que puedes hacer. Siempre digo que cada granito de arena cuenta, pero hoy más que nunca, debemos pensar cuáles son los negocios que queremos seguir frecuentando una vez que termine la pandemia. La indiferencia, seguramente, llevará a su extinción. Si sumamos, estoy convencida que muchos negocios podrán sobrevivir.

Espero que tengas un buen día; ¡y recuerda hay que buscar el sabor de la vida!

Compartir