Ana Saldaña

¡El verano ya comenzó! Y a pesar del Covid, estoy convencida que es importante encontrar esos momentos para desconectarnos, aprovechar los días calurosos, pero sobre todo sentir que aún en el encierro podemos crear momentos para disfrutar de la vida y tomar aire. Por lo mismo, te propongo este fin de semana experimentar con la coctelería y preparar algo refrescante que además actúe como aperitivo. Una de las características de los aperitivos apropiados para el verano es que deben de ser menos dulces, pues ello ayuda a refrescar, y tener un poco de amargor y acidez que estimule nuestras papilas gustativas y nos dé una sensación de frescura.

Recientemente han vuelto a estar de moda recetas de cócteles tradicionales. ¿Quien no vió el video viral de Stanley Tucci en Instagram donde prepara un negroni? Sin duda, creo que lo importante es animarte a buscar momentos de alegría. A continuación te incluyo mi lista de cinco cócteles clásicos para consentirte.

Gin and Tonic. La ginebra es un destilado producido a partir de cebada, que generalmente se aromatiza con bayas de enebro, cardamomo y otras especias. En los últimos años ha habido un resurgimiento en Londres de producción artesanal de ginebra, con nuevas especias y sabores. Prueba la amplia variedad que existe para que selecciones tu preferido.  El gin and tonic tradicional, se prepara en copa globo con hielo, una parte de ginebra por dos de agua quina y se le añade una cascarita de limón que le da frescura y acidez al ligero sabor amargo de la quina. Una variante muy agradable es añadirle rodajas de pepino, clavo y romero junto con el limón, que le da un toque aún más fresco. Se dice que esta bebida fue introducida por el ejército británico durante su ocupación de la India, como medio para combatir la malaria, pues algunas variedades del parásito son vulnerables a la quinina, componente importante del agua quina.

El Negroni es un aperitivo muy refrescante creado por el conde Camilo Negroni, en 1919, en el Caffe Casoni de Florencia, Italia, como una variante de su cóctel favorito: el Americano.  El Negroni se prepara con en un vaso corto (old fashion) con hielo, un parte de Campari, una parte de Vermouth rojo y una parte de ginebra. Se le añade una rodaja de naranja que redondea el sabor. Si prefieres una versión con menor graduación alcohólica, substituye la ginebra por agua mineral y el trago se convierte en un Americano que data de 1860 (popularizado en la novela Casino Royale de Ian Fleming, como el trago que toma James Bond).

También italiano es el Aperol Spritz, cóctel que además de ser muy fresco, su color naranja es sinónimo del verano y la playa. Aperol es el licor creado en Padua, Italia en 1919, pero que no se popularizó sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial. Dentro de sus ingredientes se encuentran naranja agria, violeta de genciana, ruibarbo y quina. Para prepara un Aperol Spritz toma una copa para agua, añade hielo, media rodaja de naranja, dos partes de Aperol, tres partes de Prosseco (vino espumoso italiano o cualquier otro vino espumoso) y un chorrito de agua mineral.

El Tiger Bloody Mary es una versión fusión del tradicional cóctel que hace años probé en el restaurante vietnamita Silk de Portland, Oregon. La paternidad del original Bloody Mary es disputada por cantineros de Paris y de Nueva York, pero lo que sí se sabe es que se originó entre las décadas de los 20 y 30. Para preparar esta versión con acentos asiáticos, toma un vaso alto, añade y machaca suavemente con un mortero alguna hojas de albahaca con unas rodajas muy delgadas de pepino sin cáscara. Posteriormente añade vodka, un toque de salsa Hoisin (sala de origen chino que se puede conseguir en supermercados especializados), un poco de salsa picante (Tabasco o Siracha), jugo de tomate y adorna con verduras encurtidas tipo japonés.

Y hablando de bebidas refrescantes de verano, aquí en México, en Veracruz, ofrecemos el tradicional Menyul veracruzano. Inspirado en el Mint Yulep, bebida tradicional del Kentucky Derby, servida en los estados sureños de Estados Unidos desde el siglo XVIII. La bebida original se prepara con hojas de menta, bourbon, azúcar y agua. La historia de cómo llegó esta bebida a México, es que un francés, que bien podría haber venido de estos estados sureños, lo pidió un día en Veracruz en donde abunda la yerbabuena. Hay distintas variaciones, pero la más tradicional es con ron añejo, yerbabuena, azúcar, amargo de angostura y oporto y jerez. Sin duda el mejor lugar para degustar esta bebida en la Ciudad de México, era en el Club de Banqueros, en donde don Heriberto, la servía con unos pescados de plata que se ponían sobre el vaso old fashion, para evitar que las hierbas se salieran del vaso, mientras uno degustaba su cóctel.

La lista de bebidas de verano es interminable. Un buen cóctel, nos invita a la relajación y a disfrutar la vacación mientras lo sorbemos despacio disfrutando con todos tus sentidos. Disfruta el verano.

Espero que tengas un buen fin de semana y recuerda; ¡Hay que buscar el sabor de la vida!

Menyul Veracruzano

Aquí la receta de Don Heriberto, que tuve la fortuna de encontrarme años después en un restaurante de la Ciudad de México y de convencerlo de compartir su receta.

1 1/2 oz. de ron añejo

6 hojas de yerbabuena

3 cucharadas de azúcar

3 gotas de amargo de angostura

1 onza de oporto

1 onza de jerez

Hielo frappé

En un vaso old fashion, poner las hojas de yerbabuena con el azúcar y machacar. Añadir el hielo hasta llenar el vaso. Agrega el amargo de angostura, oporto y jerez, así como el ron e incorporar todos los ingredientes.

Compartir