J. S Zolliker

–¿Cómo te llamas y dónde crees que te contagiaste?

Me llamo Agustín. No sé donde me contagié, pero yo creo que fue en el metro porque es en el único lugar donde ando, que hay mucha gente. O igual, donde como quesadillas los domingos en la colonia… No sé, yo creo que en alguno de esos dos porque no ando con mucha gente. 

–¿Cómo te enteraste que tenías Covid-19?

Cuando me sentí mal, avisé en mi trabajo y me mandaron a mi clínica familiar. Me revisó un enfermero, ahí, junto al doctor. Me dijo que no era la Covid-19 que lo que tenía era una infección de faringitis o laringitis. Les dije que no olía ni me sabía nada y que andaba bien malo del estómago y les pedí que me hicieran la prueba como me indicó mi jefa, pero me dijeron que no era posible porque yo tenía una bacteria en la garganta y que de ahí seguro se me fue al estómago y que volviera al trabajo. En mi chamba, mi jefa no se fió y me mandó a sacarme una prueba particular, que cuestan un dineral. Salí positivo. 

–¿Contagiaste a tus compañeros de trabajo?

No creo, mi jefa no me dejó entrar a la chamba. Pero fue un rollo cuando me pidió tramitar mi incapacidad por internet. No se pudo. Ni por teléfono. Me hicieron ir al seguro a mostrar mi prueba particular, imagínense a toda la gente que pude contagiar ahí y en el camino, pero lo siento mucho, yo sin ese papel, no cobro y si no cobro, no como y no pago la renta y el celular. 

–¿Por qué no usas cubrebocas? 

El cubrebocas, pues dicen que no es necesario si guardo Susana, así que cuando alguien se me acerca, me cuido de aguantar la respiración y todo. Sí soy cuidadoso, ¿eh?

–¿Qué ha sido lo peor de estar enfermo?

Me puse muy malo. Llamé al teléfono de locatel y me mandaron a un hospital Covid. Ahí me hicieron esperar un rato, hasta que una doctora me atendió. Me dijo que traía yo el oxígeno bien bajo, pero que si me ingresaba a piso, lo más seguro es que no la contara, porque arriba se muere mucha gente, me dijo. Así que me dio paracetamol y me dijo que durmiera boca abajo y que respirara mucho. Igual y me salvó que no me internara. O eso creo yo. Pero lo peor creo que ha sido todo el papeleo y que no puedo volver al trabajo.

–¿No puedes volver? ¿Por qué? 

Cuando pasan los 14 días de incapacidad, tienes que volver al seguro y ahí me dijeron que ya me fuera a trabajar. Les pregunté que si no era necesario hacerme algún examen de Covid y ahora sí el doctor y no el enfermero, me dijo que no, que no hay pruebas para cuando uno quiera y que si ya la libré, me vaya ya a trabajar. 

Al día siguiente, mi jefa no me dejó entrar en la chamba y me mandó a hacerme otra prueba particular y pues volví a dar positivo. Entonces, mi jefa me dijo que no regresara porque leyó que para estar seguros que no contagio, en la Organización Mundial de la Salud recomiendan aislarse por 14 días después de ya no sentir ningún síntoma y apenas se me quitó la fiebre antier. Pero como el seguro no me paga este tiempo y mi jefa tampoco, me vine yo a trabajar aquí al Centro, a ver qué puedo encontrar. 

Hago de todo, normalmente llevo el archivo pero le sé también a la plomería, a la carpintería, a lo que necesite. 

Compartir