Compartir

Redacción ejecentral

Luis Carlos Castillo Cervantes, conocido como “El Rey de los Dragones”, fue liberado en Texas tras llegar a un acuerdo con las autoridades locales. Su caso trascendió luego de que se declarara culpable por lavado de dinero y reconociera pagos de sobornos a exmandatarios mexicanos a los que enriqueció de manera ilícita mediante el despojo de recursos públicos.

Según publica este viernes el diario Reforma, aunque el acuerdo con Castillo Cervantes para su liberación bajo fianza, tuvo lugar el pasado 3 de enero, hasta esta semana se dieron a conocer los términos.

Al llamado  “El Rey de los Dragones”, las autoridades estadunidenses le confiscaron un Learjet 45XR, modelo 2008, matrícula N135CG, dos motocicletas, seis vehículos, una cuenta bancaria por 5 millones de dólares, 33 mil 981 dólares en efectivo, 75 centenarios de oro y tres diamantes.

En una investigación publciada por ejecentral en el mes de abril se da constancia de como Castillo, quien fue detenido el 9 de noviembre de 2016, tejió una red de corrupción durante ocho años en por lo menos 
tres estados de México y en la que aparecen involucrados cinco gobernadores,  funcionarios de su confianza y empresarios.

Además de haber estado ligado a los priistas Natividad González Parás y Rodrigo Medina, de Nuevo León, se le vincula con los ahora ex mandatarios Humberto Moreira y Jorge Torres, de Coahuila; Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, de Tamaulipas, y Amalia García, de Zacatecas.

En su nueva edición ejecentral retoma una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción que da cuenta de como «El Rey de los Dragones recibió, a través de su empresa Logística de Calidad en la Construcción y Comercio, al menos 127 millones de pesos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para la construcción del puente Barra Vieja-Las Lomas en la carretera de Pinotepa Nacional, que cruza el Río Papagayo y une esa zona con el puerto de Acapulco.

Casi la mitad de ese monto, 50 millones de pesos, fue pagado sin licitación, de forma directa, y en el resto, 77 millones de pesos, no existen documentos que justifiquen su entrega dos años después y justo un mes antes de ser capturado en territorio estadunidense. Sin embargo, este no fue su único engaño.

De acuerdo con la investigación, Castillo Cervantes colocó varias empresas en licitaciones y así ganó contratos por 850 millones de pesos. DA

DRAGONES 3

Compartir