Compartir

Manuel Lino / Los Intangibles.com

El SARS-CoV-2, virus responsable de la pandemia de Covid-19, puede permanecer infeccioso hasta por 28 días en ciertas superficies de uso común, como las de los billetes y los vidrios, como lo que conforman las pantallas de los teléfonos móviles, según un estudio realizado por investigadores en CSIRO, la agencia nacional de ciencia de Australia.

Está bien establecido que la propagación más relevante del SARS-CoV-2 sucede a través de aerosoles y gotitas respiratorias, pero las superficies de contacto también pueden ser un factor importante en la transmisión, como se sospecha que sucede con otros coronavirus y en ciertos casos, como el de la diarrea epidémica porcina, se ha demostrado.

El estudio, publicado en el Virology Journal, midió la infectividad de cargas virales embebidas en moco artificial que simulaban las que expulsan  los pacientes infectados, y encontró que el virus permanece viable durante al menos 28 días cuando se seca sobre superficies no porosas a 20 grados centígrados, 50% de humedad relativa y en la oscuridad, pues la luz del sol lo inactiva. 

También se observó que “sobrevive” más tiempo en superficies no porosas, mientras que en el algodón, por ejemplo, se pierde rápidamente; además, a medida que aumenta la temperatura disminuye la cantidad de virus activos.

De acuerdo con los autores, “la persistencia en el vidrio es un hallazgo importante, dado que los dispositivos de pantalla táctil, como teléfonos móviles, cajeros automáticos de bancos, cajas de autoservicio de supermercados y quioscos de facturación en aeropuertos, son superficies de alto contacto que pueden no limpiarse con regularidad, y por lo tanto, representan un riesgo de transmisión del SARS-CoV-2”. 

Debbie Eagles, coautora del estudio, dijo en un comunicado que sus resultados “refuerzan la necesidad de seguir buenas prácticas, como lavarse las manos con regularidad y limpiar las superficies”, y que “experimentos similares para la influenza A(H1N1) han encontrado que sobrevivió en superficies durante 17 días, lo que resalta cuán resistente es el SARS-CoV-2”.

Por último, aclaró que “aún no se ha determinado el papel preciso de la transmisión superficial, el grado de contacto superficial y la cantidad de virus necesaria para la infección” pero con el tiempo de viabilidad se pueden ir desarrollando estrategias de mitigación de riesgos en áreas de alto contacto.

ES DE INTERÉS |

Compartir