Compartir

Simón Vargas

 

“Nunca olvidemos que lo que nos divide es minúsculo en comparación con lo que nos une”. Ban Ki-moon

 

El fundamentalismo y extremismo representan actualmente las mayores amenazas del mundo moderno, sobre todo en la región de oriente medio, sin embargo el resto del mundo comparte el reto de su eliminación ya que el riesgo de sufrir ataques terroristas se encuentra latente.

A principios de este año, el semanario satírico Charlie Hebdo fue blanco de un ataque terrorista que dejó 12 víctimas en París, Francia, la autoría del ataque se la adjudicó Al Qaeda, organización terrorista internacional también responsable del atentado del 11 de septiembre de 2001 en contra de las torres gemelas del World Trade Center en Estados Unidos de América (EUA).

El atentado en Francia ha sido ampliamente condenado por la comunidad internacional, también los puso en alerta y los obliga a reconocer la gravedad de la amenaza que representa el “terrorismo religioso”, algunas naciones incluso ya hablan sobre una guerra en contra del odio, el sectarismo, la intolerancia, la violencia étnica, factores que deben ser combatidos para su erradicación.

El Papa Francisco realizó un llamado a rechazar este tipo de actos, que revelan que hay una “auténtica guerra mundial combatida por partes, que se extienden, con modalidades e intensidades diversas a diferentes zonas del planeta”, y pidió a los dirigentes religiosos, políticos e intelectuales, que condenen cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión, que pretenda justificar tales actos de violencia. http://bit.ly/1B9Nhho

Desde 2011, la ONU proclamó que anualmente durante la primera semana de febrero, se celebre la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional entre todas las religiones, confesiones y creencias, con lo cual se pretende  impulsar la comprensión mutua y el diálogo entre religiones, esta acción constituye un importante esfuerzo para fomentar una cultura de paz entre las naciones. http://bit.ly/1z8j6Sq

Durante esta semana y el resto del año, es primordial que los encargados de difundir el mensaje entre las distintas creencias de todo el mundo, insten a sus fieles y seguidores a respetar a quien piensa de manera diferente, basándose en la premisa principal de que la inmensa mayoría de las religiones promueven como valores trascendentales la paz, la tolerancia y la comprensión mutua. A pesar de eso, en cada religión existe una minoría discordante dispuesta a hacer valer doctrinas fundamentalistas mediante el fanatismo y la violencia extrema.

En su mensaje, el secretario general de la ONU Ban Ki-moon aseguró que es el extremismo lo que debe combatirse pero mediante ideales políticos y espirituales, “no habrá paz en la Tierra hasta que aprendamos no solo a tolerar, sino incluso a respetar las creencias de los demás como si fueran las nuestras, nunca olvidemos que lo que nos divide es minúsculo en comparación con lo que nos une”. http://bit.ly/1DthA14

Una de las consecuencias de la migración en todo el mundo, pero sobre todo en Europa y EUA es la creación de sociedades multiculturales, un informe de la Alianza de Civilizaciones de la ONU titulado Aprendiendo a vivir en un mundo multicultural, afirma que el mayor obstáculo para que dichas comunidades sean exitosas es la falta de integración de las minorías, provocada por la falta de políticas impulsadas desde el Estado. http://bit.ly/1u3hbCN

Por ende se presenta la radicalización de algunos integrantes de las minorías, principalmente jóvenes migrantes de segunda y tercera generación, presentándose así el fenómeno de los “yihadistas extranjeros” que son combatientes del Estado Islámico provenientes de 50 países entre los cuales destacan Francia, Inglaterra, Rusia, Australia, Canadá y EUA. http://bit.ly/1EDSwZh

Para combatir este fenómeno el informe propuso a los Estados trabajar en cuatro temas cruciales; en primer lugar, generar identidad política para estimular la asimilación a las nuevas sociedades; en segundo, la participación y relaciones de poder para crear igualdad de oportunidades; en tercero, involucrarse en las necesidades, retos y contribuciones a la paz de las partes interesadas; y finalmente, entender que el “nuevo nosotros” es la necesidad de nuevas formas de pensar para imaginar una sociedad multicultural.

Es muy difícil imaginar un mundo en donde por no profesar o creer en una religión tengas que ser asesinado o mutilado; en donde el atrevimiento de expresar las ideas y pensamientos sea castigado con el terror y la muerte; en donde niñas y mujeres son raptadas, vendidas y esclavizadas en nombre de la religión. No obstante, esas tendencias coexisten entre nosotros y cada día se fortalecen más.

 

 

*Analista en temas de  Seguridad, Educación y Justicia

simon.9@prodigy.net.mx

@simonvargasa

facebook.com/simonvargasa

 

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Compartir