Compartir

Jonathan Nácar y Francisco Pazos

franciscopazos@ejecentral.com.mx
jonathanjnd@ejecentral.com.mx

A dos semanas del sismo que impactó al centro del país, fue anunciado el término de las tareas de rescate y recuperación de cuerpos en las zonas afectadas. El saldo de los movimientos del 19 y 7 de septiembre fue de 470 personas fallecidas en ocho entidades.

El costo más alto fue en la Ciudad de México, donde fallecieron 228 personas; 21% de ellas murieron en el edificio ubicado en la calle Álvaro Obregón 286, de la colonia Hipódromo, de cuyos escombros se rescataron 48 cuerpos, aunque hasta el cierre de esta edición había una persona más que permanecía en los escombros.

La reconstrucción comenzó para los gobiernos estatales y federal, y aun con la fase de atención a la tragedia, las administraciones hicieron un balance de las pruebas de los sismos de septiembre pasado, principalmente en Chiapas, Guerrero y la Ciudad de México.

“La Ciudad de México ha mostrado su capacidad de resistencia mayor, de resiliencia como hoy se conoce. Sobre todo ha puesto a prueba la capacidad de las instituciones que está acreditando que en debida, oportuna y eficiente coordinación estamos en capacidad de atender a la población damnificada”, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto durante la presentación de medidas para apuntalar al reconstrucción de la capital del país.

El dato. Los afectados de viviendas unifamiliares accederán a créditos hasta por 2 millones de pesos, al
cubrir los intereses como obligación de pago.

En el acto celebrado el miércoles pasado en Los Pinos, Peña reconoció la atención casi inmediata de las Fuerzas Armadas en zonas donde ocurrieron derrumbes, y a las que se sumaron la Policía Federal y de la Ciudad de México.

En su edición 68, ejecentral documentó que dos días después del sismo magnitud 7.1, los protocolos de actuación en las primeras horas de la emergencia quedaron rebasados y la sociedad civil tomó las riendas en los primeros momentos.

De forma paulatina, hacia la tarde-noche del martes 19 de septiembre, la Marina y el Ejército se sumaron al rescate, éstos últimos con más de ocho mil efectivos para aplicar el Plan DNIII. No fue sino hasta dos días después de los sismos que los gobiernos federal y de la Ciudad de México coordinaron sus cuerpos de rescate, como la Brigada Internacional de Rescate (BIRTA) Topos Tlatelolco-Azteca, y la Brigada de Topos Tlatelolco.

En la ejecución de estas tareas, si bien con falta de coordinación, la sociedad civil fue fundamental, reconoció el presidente al destacar que el trabajo realizado fue “decidido, comprometido”, principalmente “del sector joven de nuestro país con una muy vigorosa participación”. Con las cifras, Peña Nieto consideró que en la capital las dos primeras fases de atención de resguardo y registro concluyeron para dar paso a la tercera, la reconstrucción.

La ciudad estuvo en pie

Durante la emergencia, el desdoblamiento fue masivo. La Secretaría de Salud mantuvo hospitales y clínicas trabajando operacionalmente a 98% de la capacidad instalada con 25 mil doctores, doctoras y enfermeras, respaldados por 13 mil personas que apoyaron el trabajo.

La Secretaría de Educación paró las clases para 14 millones de estudiantes en todos los niveles. En las dos primeras semanas después del sismo, las brigadas de Educación visitaron 12 mil 931 escuelas y habían regresado a clases 8.5 millones de alumnos.

Estrategia de apoyos

Las secretarías de Hacienda y la de Finanzas de la Ciudad de México, desarrollaron en paralelo los esquemas de financiamiento y fideicomiso para no dejar espacios entre la etapa de emergencia y reconstrucción.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, detalló la estrategia en la que participarán la Sociedad Hipotecaria Nacional y el gobierno de la Ciudad de México, para la reparación y reconstrucción que estará respaldada con un fondo global de seis mil millones de pesos, apalancado con un apoyo de 900 millones de la Ciudad de México.

Los afectados de viviendas unifamiliares accederán a créditos hasta por dos millones de pesos, únicamente cubriendo los intereses como obligación de pago. Para los inquilinos de inmuebles que requieran reparaciones estructurales se abrirán líneas de crédito hasta por 20 millones de pesos a un máximo de 20 años, bajo el mismo modelo.

Meade agregó que quienes perdieron sus viviendas porque colapsaron, el modelo de apoyo ofrecerá créditos de largo plazo con condiciones preferenciales.

Finalmente, el jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera, aseguró que la capital y las delegaciones afectadas cumplieron con los requisitos del procedimiento para acceder a recursos de apoyos parciales inmediatos, por lo que pidió el presidente Peña Nieto su apoyo para que su entrega pueda acelerarse.

Apoyo internacional

Más de 500 personas provenientes de 23 naciones, incluyendo a rescatistas de Estados Unidos, Japón, Israel, Rusia, Alemania; Argentina, Canadá, Chile, China, Colombia y España, entre otras, apoyadas de 32 perros de rescate que apoyaron en las labores.

Reconstrucción de escuelas

La SEP estima una derrama de mil 500 millones de pesos para la reconstrucción de siete escuelas, reparación de 342 planteles y atención de 600 con daños menores.

Después del terremoto del 19 de septiembre, las clases en todos los niveles se suspendieron en la Ciudad de México, estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Puebla, Veracruz, Tlaxcala y Oaxaca.

Cuantiosa reconstrucción

Tras el paso de los sismos del 7 y 19 de septiembre, los daños generados en dos mil 400 negocios en la CDMX equivaldrán a 37 mil millones de pesos, estimó la Canaco CDMX.

Despliegue de efectivos

En la CDMX, 54 mil policías del gobierno capitalino y Fuerzas Armadas fueron desplegados para atender la emergencia en la metrópoli.

Compartir