FOTO: Twitter @TuiteroSismico

Compartir

AFP

Un sismo de 6.9 de magnitud golpeó este viernes al archipiélago de Hawaii, en el mismo lugar donde en la víspera se registro una erupción volcánica, informó la agencia estadounidense de geología y sismología (USGS).

El temblor se registró a las 22.32 horas a 16 kilómetros al suroeste de Leilane State y a una profundidad de 5 kilómetros, «casi exactamente en el mismo lugar que el mortal terremoto de 1975, que tuvo una magnitud de 7.1», precisó el reporte.

El temblor surge mientras continúa la erupción del volcán Kilauea, que provocó la expulsión de lava por grandes grietas sobre un área residencial y obligó a las autoridades a ordenar la evacuación de miles de personas.

Autoridades del Servicio Geológico (USGS) de la unidad del observatorio vulcanológico vigilaban y evaluaban por medios terrestres y aéreos la magnitud de la erupción luego de docenas de temblores que se registraron en días recientes.

Imágenes de medios locales mostraron corrientes de lava que serpenteaban a través de los bosques, en tanto la agencia de Defensa Civil del archipiélago informaba sobre «emisiones de vapor y lava de una grieta en la subdivisión Leilani en el área de Mohala Street», seguidas de explosiones, ordenando a todos los residentes a abandonar el área afectada.

Un funcionario añadió que en la zona habitan unas 10 mil personas.

A las 10 horas de la mañana se registró un primer terremoto de magnitud 5 al sur del cono volcánico Puu Oo que generó desprendimientos y el potencial derrumbe dentro del cráter del volcán, según el USGC.

Un penacho de cenizas de corta duración producido por ese evento se elevó al cielo y sigue disipándose hacia el suroeste desde Puu Oo», señaló el USGC en un aviso, advirtiendo que quienes se encuentren en esa dirección «pueden experimentar la caída de polvo de cenizas».

Un gran penacho de cenizas color rosado se elevaba sobre la zona, con las autoridades advirtiendo de una subsecuente «inundación de lava», incendios, humo y nuevos sismos.

Las autoridades indicaron que el peligro vinculado a las erupciones en curso incluyen además «potenciales concentraciones de gas de dióxido de azufre» en la zona, así como explosiones de metano que podrían propulsar grandes rocas y desechos en áreas adyacentes.

Nuevas grandes grietas

El gobernador David Ige movilizó a las tropas de la Guardia Nacional del archipiélago y advirtió a los habitantes que presten atención a las advertencias de la Defensa Civil.

«Por favor estén alertas y preparados para mantener a salvo a sus familias», escribió Ige en su cuenta de Twitter.

Un centro local comunitario fue abierto para recibir a los residentes afectados por la situación, informó la agencia de manejos de emergencia de Hawaii.

El USGS elevó el nivel de alerta sobre el volcán de vigilancia a advertencia, reportando que han sido detectadas «nuevas grandes grietas» en las laderas del coloso.

«Vapor caliente blanco y humo azul emanaron de una área de ruptura en la parte este de la subdivisión», escribió la agencia, indicando que este fenómeno comenzó antes de las 17H00 locales.

El servicio geológico puso énfasis en precisar que en estas etapas tempranas de las erupciones por fisuras son «dinámicas» y que pueden producirse «grietas adicionales y nuevas emanaciones de lava».

«En este momento no es posible señalar dónde» se producirán nuevas grietas, añadió el informe.  FR

Compartir