Compartir

Redacción ejecentral

Hace un año, el 18 de septiembre de 2019, cuando no había pandemia, se registró la mayor distancia entre el candidato demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente Donald Trump. El primero tenía 52.9 de intención de votos, contra 41.1 del republicano, una distancia de 11.8 puntos.

Hoy, a 49 días de los comicios del 3 de noviembre, después de 6.7 millones de contagios y 200 mil fallecimientos por Covid.19, el presidente Trump ha logrado cerrar la brecha. De acuerdo con el portal de Real Clear Politics, que presenta un agregado de encuestas, Biden tiene una intención de voto de 49.9% contra 42.9 de Trump, una separación de sólo siete puntos.

Desde el 2 de julio pasado, cuando el presidente Trump registró su más baja popularidad, con 40.0% de la intención de voto, el magnate ha tenido una recuperación constante, aunque lenta, lo que hace dudar si le alcanzará el tiempo para emparejar a su rival. Biden, en cambio, lleva dos meses estacionado con puntajes que oscilan entre 48 y 50 por ciento.   

Estados reñidos

En Estados Unidos existe la creencia de que el candidato que gana en los llamados “estados péndulo” (Florida, Pennsylvania y Michigan) termina llevándose la elección. Se trata de entidades impredecibles, ya que no tienen una clara afinidad partidista, aunque poseen una elevada cantidad de colegios electorales, por lo que las contiendas suelen ser reñidas.

Según la encuesta de encuestas de Real Clear Politics, este martes los sondeos están dentro del margen de error, por lo que es imposible saber quién lleva la delantera. El margen más estrecho se registra en Florida, con una ventaja de Biden de sólo 1.6 puntos; en Michigan la ventaja del demócrata es de 4.2 puntos, mientras que en Pennsylvania es de 4.3 puntos.

Algunos de los pocos estados donde Trump lleva ventaja son Texas (3.5 puntos), Iowa (1.7 puntos) y Georgia (1.3 puntos). Antes de la pandemia, el mayor nivel de intención de voto que tuvo Trump lo alcanzó el 19 de febrero, con 45.6 por ciento. Desde entonces, y con la estela de muerte y desempleo que ha dejado la Covid-19, el mandatario no ha logrado superar su propia marca. Su mayor repunte lo consiguió el 18 de mayo, con una intención de 43.9 por ciento. 

Compartir