Oscar Moha

El grupo de pastores evangélicos de Estados Unidos, que son autorizados por la Casa Blanca para tomarse fotos cuando están orando por Donald Trump en oficinas gubernamentales está encabezado regularmente por Ralph Drollinger, quien fundó en 1996 una oficina llamada Ministerios del Capitolio (Capitol Ministries), identificada con la extrema derecha. Drollinger ha influido en algunas decisiones que ha tomado el Presidente, como la de reelegirse en su cargo por “mandato y con la bendición del Todopoderoso”. Uno de sus intereses es eliminar en las leyes restringir derechos a las personas homosexuales y que se penalice el aborto, entre otras cosas.

Trump fue invitado en enero del 2016 a Liberty Univerity, la más grande casa de estudios del mundo evangélico ubicada en Virginia, donde por cierto no pudo mencionar versículos bíblicos, como lo acostumbran los cristianos, sino que lo hizo como alguien que no está familiarizado con la Sagrada Escritura, por lo que el Presidente de esa casa de estudios, Jerry Falwell, tuvo que salir en su defensa disculpando a Trump al decir que no era un teólogo, pero sí un hombre que ha ayudado al prójimo, como lo hace “un buen siervo de Dios”. Desde ahí comenzó la duda generalizada entre los estadunidenses de creer que tenían a un mandatario militante y convencido del Evangelio.

El mismo fenómeno se dio cuando Felipe Calderón Hinojosa era candidato del PAN a la Presidencia de la República. Fue arropado por un grupo de “cristianos” encabezados por Hugo Eric Flores, Alejandro y Rosi Orozco, quienes lo aleccionaron para que aparentara ser “cristiano”. Miles de videos fueron distribuidos donde aparecía un candidato presidencial que “predicaba” el amor divino, haciéndoles creer que por fin tendríamos un Presidente “evangélico”.

Y volviendo a EU, pastores de Iglesias como la Presbiteriana, Metodista, Nazarena, Episcopal, Bautista, Pentecostales e incluso obispos de la Católica reprueban muchas de las actitudes e iniciativas de Trump, como el trato a los migrantes y la eventual construcción del muro en la frontera con México. Los pares de estos Ministros de Culto en México también expresan su repulsión al candidato. En nuestro país, por temor a represalias gubernamentales los pastores no lo manifiestan institucionalmente, pero lo comparten en sus respectivas congregaciones y nichos de influencia.

Capitol Ministries intentó hace un par de años establecer una sucursal en México, pero se decepcionaron al ver la rapaz intención de los Ministros de Culto por llegar a influir no sólo de manera espiritual en la elaboración de leyes y la toma de decisiones de legisladores y funcionarios, sino además en el área económica sacando provecho personal. Hubo varias reuniones de planeación, e incluso se nombró a la persona que sería el vínculo, pero todo quedó en “proyecto”. La corrupción mexicana fue tan evidente que prefirieron posponer sus planes.

La megalomanía espiritual de no pocos líderes evangélicos los lleva a pensar que si el actual Presidente de Estados Unidos triunfa en las elecciones de noviembre próximo los mexicanos gozaremos de ese “sueño americano”, aun sin cruzar la frontera, pero “la pesadilla cristiana” que ven los republicanos está más latente que la falta de espiritualidad y amor al prójimo del señor Trump.

PALABRA DE HONOR: Luego de que un Tribunal Electoral determinara que MORENA debe cambiar a su dirigente nacional, se abre la puerta para que Bertha Luján Uranga llegue como la nueva líder. Ya preparan la bienvenida…

Compartir