Compartir

Manuel Lino / 
LOS INTANGIBLES

Ayer martes se registraron más de 350 mil casos de Covid-19 en India y, ese mismo día, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que la variante B.1.617, cuya presencia está creciendo en esa nación, ya se ha propagado a al menos 17 países. 

En una actualización dada a conocer hoy, la OMS añade que un análisis preliminar indica que el linaje B.1.617 podría ser más transmisible que las variantes previas y que podría tener cierta capacidad de evadir la inmunidad generada previamente contra variantes tradicionales, sea por vacunación o por contagio.

Esta información no es una sorpresa. Desde que se dio a conocer la secuencia de esta variante se había detectado la presencia de mutaciones que han hecho peligrosas a otras variantes, como la B.1.1.7, detectada por primera vez en Reino Unido, y la B.1.351, que ya es dominante en Sudáfrica. 

Las mutaciones por sí solas no bastan para que sea considerada una “variante de preocupación”; de hecho, en el más reciente reporte epidemiológico de la OMS, B.1.617 aún es considerada como “variante de interés”. 

Sin embargo, ahora se sabe que 38% de las muestras de SARS-CoV-2 de la India que se han secuenciado corresponden a esa variante, lo que implica un acelerado crecimiento desde que fue detectada a principios de diciembre de 2020. 

De acuerdo con un análisis hecho por la revista The Economist, los casos de Covid-19 registrados en India han pasado, en un mes, de representar el 9% del total mundial al 38 por ciento; la mayor transmisibilidad de B.1.617 y su posibilidad de ocasionar reinfecciones no alcanza para explicar este crecimiento.

Otros factores que se han considerado, son el relajamiento de la población en la aplicación de las medidas no farmacológicas de contención de virus, la realización de eventos religiosos masivos y el fomento de las autoridades de actividades electorales también masivas.

La mayor parte de los casos infectados con B.1.617 se han reportado, además de en la India, en Reino Unido, Estados Unidos y Singapur.  

Drama. Arriba: clínicas y crematorios de India saturados debido a la Covid-19. Abajo: un local de tanques de oxígeno con alta demanda.

Compartir