Lo no tan súper del Super Bowl

21 de Junio de 2024

Juan de Dios Vázquez
Juan de Dios Vázquez

Lo no tan súper del Super Bowl

Juan-de-dios

Vivimos en un mundo en el que los espectáculos y eventos deportivos masivos son cada vez más colosales. Los protagonistas brillan como estrellas en el firmamento, pero en ese resplandor también existe un lado oscuro que merece nuestra atención. En medio del júbilo y la emoción, la realidad puede pasar desapercibida, y es precisamente en estos eventos de alto perfil donde debemos mirar más allá de las luces brillantes y reconocer las sombras que persisten en las periferias.

En este sentido, el deslumbrante escenario de Las Vegas, la ciudad conocida por su lema “Lo que pasa en Vegas, se queda en Vegas”, albergó ayer al Super Bowl LVIII. Este evento no sólo trajo consigo emociones deportivas, sino inquietudes acerca de un tema oscuro: la trata de personas. Mientras pudimos ser testigos de la presencia de estrellas, como Taylor Swift, apoyando a su novio, el jugador de Kansas City, Travis Kelce, es crucial explorar cómo este espectáculo masivo también puede arrojar luz sobre desafíos más profundos.

Aunque se ha debatido la conexión entre el Super Bowl y la trata de personas antes, Las Vegas añade una capa adicional de complejidad. La ciudad, famosa por su actitud relajada hacia las elecciones éticas, se encuentra en un cruce de caminos entre el brillo del entretenimiento y las sombras de la explotación. La singularidad de Las Vegas no sólo reside en su apertura al entretenimiento, sino en la legalización del trabajo sexual en el estado de Nevada. Esta particularidad, combinada con cambios legislativos que permiten sellar condenas por la compra de servicios sexuales, plantea una preocupación válida en el contexto del Super Bowl.

Con más de 620 mil casos, Nevada se posiciona como el tercer estado con mayor incidencia de trata de personas en Estados Unidos. La percepción de que ahí “todo se vale” puede atraer a aquellos que buscan aprovecharse de las lagunas legales y contribuir a un entorno propicio para la explotación.

En el evento Sex Trafficking and Prostitution Summit de 2023, se resaltaron áreas de preocupación que podrían intensificarse durante el Super Bowl en Las Vegas. Por un lado, con la afluencia de visitantes a este evento deportivo, aumenta la posibilidad de clientes y, por ende, la demanda de servicios sexuales, atrayendo a depredadores sexuales.

Asimismo, las leyes que permiten sellar penas y dificultan la condena de traficantes crean un entorno propicio para la impunidad, ofreciendo poca disuasión a aquellos que buscan explotar a las víctimas. Por último, las dificultades para sentenciar a los traficantes, especialmente cuando las víctimas no están dispuestas a testificar, plantean obstáculos significativos para combatir eficazmente la trata de personas.

Las estimaciones globales de la esclavitud moderna, centradas en el trabajo forzoso y los matrimonios forzados, proporcionan una visión reveladora de la extensión de estos crímenes a nivel mundial. El informe de 2022, elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Walk Free Foundation (WFF) proyecta que aproximadamente 50 millones de personas fueron víctimas de formas contemporáneas de esclavitud a lo largo de 2021. De este alarmante total, alrededor de 27.6 millones estaban atrapadas en trabajos forzados, mientras que aproximadamente 22 millones habían sido sometidas a matrimonios de la misma índole. Estas cifras subrayan la urgencia de abordar de manera efectiva y colaborativa la trata de personas en todas sus manifestaciones para proteger los derechos fundamentales y la dignidad de las víctimas en todo el mundo.

En el caso mexicano, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha destacado una preocupante realidad con un aumento de 31% en las detenciones de migrantes en la frontera con Estados Unidos durante el último mes. Basándose en las cifras proporcionadas por la Patrulla Fronteriza estadounidense (CBP), el mandatario reveló un incremento significativo en los cruces, pasando de 53 mil 16 en la primera semana de noviembre a 69 mil 462 en la primera semana de diciembre. Este anuncio ocurre en un momento en el que Estados Unidos ha optado por cerrar de manera unilateral tres puestos fronterizos, generando tensiones adicionales en la ya compleja dinámica del tráfico ilícito de personas en la frontera. La situación subraya la urgencia de abordar de manera integral y colaborativa los desafíos vinculados al tráfico ilícito de personas y reafirma la necesidad de soluciones concertadas entre ambos países para abordar esta problemática.

A pesar de estos desafíos, es fundamental destacar los esfuerzos proactivos para abordar la trata de personas durante el Super Bowl en Las Vegas. Colaboraciones con organizaciones locales, como Signs of Hope, demuestran la determinación de la comunidad en mitigar los riesgos y proteger a posibles víctimas.

En este juego entre las luces brillantes del Super Bowl y las sombras de la trata de personas, es esencial reconocer que la realidad es matizada. Si bien la conexión entre el evento y la trata aún suscita preguntas, las peculiaridades de Las Vegas y sus leyes plantean desafíos significativos.

Como ferviente aficionado al futbol americano (¡Vivan los Eagles!), no pretendo demonizar el evento ni la ciudad, sino resaltar la importancia de permanecer alerta y abordar problemas cruciales, incluso durante celebraciones de alto perfil. El Super Bowl en Las Vegas se convierte en una llamada a la acción, recordándonos que la lucha contra la trata de personas es una tarea continua que trasciende eventos deportivos y define el carácter de una comunidad comprometida.

En este viaje entre el resplandor y la sombra, debemos reflexionar sobre la responsabilidad colectiva. ¿Cómo podemos disfrutar de eventos masivos sin ignorar las realidades más oscuras que pueden estar presentes?

Es un llamado a la conciencia, un recordatorio de que la diversión y la conciencia social no son mutuamente excluyentes. El Super Bowl, en su magnificencia y alcance global, nos ofrece una plataforma única para abordar problemas sociales apremiantes. Las Vegas, con su mezcla única de extravagancia y complejidad legal, nos desafía a mirar más allá de la superficie y cuestionar el statu quo.

Te puede interesar:

Entre pinceles y protestas

Más allá de un mexican stand-off

Tras el umbral de las aduanas

Únete a nuestro canal de WhatsApp para mantenerte informado al estilo de EjeCentral.

Te Recomendamos: