Compartir

Víctor Sánchez Baños

La sociedad está dividida en dos grandes clases: la de los que tienen más comida que apetito y la de los que tienen más apetito que comida.

Chamfort (1741-1794) Académico francés.

MAZATLAN.- ¿Cómo producir más y mejores alimentos? Es una interrogante que difícilmente pueden explicar políticos y productores. Estos últimos ponen especial esfuerzo, pero hay un factor que los frena: el desorden.

No se ponen de acuerdo sobre lo que deben, cuánto y en donde deben producir en el ramo alimentario, ya que el libre mercado los deja a su consideración el qué, cómo, cuándo y porqué de la producción agropecuaria.

Estas interrogantes me asaltaron debido a que en el Décimo Foro del Consejo Nacional Agropecuario, que preside Benjamín Grayeb, se discutieron los retos y soluciones para ese importante sector productivo.

El mismo secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez, plantea las mismas interrogantes y, en una plática con este reportero, define la urgencia (como se mantiene materialmente en la historia el país) la disminución de la voracidad de los intermediarios y, fundamentalmente, la de las tiendas de autoservicio, que desdibujan al sector.

¿Será necesario regresar al esquema de una Conasupo, en el cual se convierta en la instancia que evite hambreadores en la cadena de comercialización? A ello respondió Martínez y Martínez, que efectivamente sería positivo, con sus adecuaciones y actualizaciones, pero hoy está lejano.

Ahora bien, los problemas del campo nos llevan a una reflexión de fono: ¿Por qué, en estos momentos en que hay condiciones políticas de cierta “camarería” entre los partidos políticos, se impulsa un reforma alimentaria? Esta seria la madre de todas las reformas, ya que está íntimamente ligada a la comida.

Un mexicano bien alimentado, no con comidas chatarra, podrá rendir mejor y estará ávido de conocimiento. La educación no entra a reglazos, sino primero con una alimentación balanceada. Y, para los puristas de la macroeconomía, exportar alimentos es realmente el futuro en geopolítica y generación de recursos fiscales.

PODEROSOS CABALLEROS.- Con calma chicha, los diputados de Guerrero nombraron a Rogelio Ortega, secretario general, el segundo de abordo, pues, de la Universidad Autónoma de Guerrero, como gobernador sustituto de Angel Aguirre. El motivo, sencillamente fue no afectar a los caciques locales como Lázaro Mazón, ni a sus clientes como Andrés Manuel López Obrador, amén de una larga lista de senadores y diputados locales y federales, así como alcaldes. Claro, también negociaron con el PRI fundamentalmente, con el objeto de lograr mayoría. No se entiende el por qué se tardaron en realizar esos pactos, cuando ya se tenía el escenario de la licencia del gobernador como una “realidad” en el corto plazo. Así son nuestros políticos. Todo al “Viva México”. Ortega, cercano a Aguirre, deja claro que fue negociado para su salida. Mientras el Congreso local mantiene sus tortuguismos, la entidad se incendia, literalmente. Grupos extremistas saquean centros comerciales, atacan comercio y bancos, queman edificios públicos. ¿Acaso no se dan cuenta que el Estado se les fue de las manos? El perredista Bernardo Ortega, presidente del Congreso Local, se toma su tiempo y el Estado, como el diría el clásico Peje López, que a las instituciones se las lleve el diablo. *** Por cierto, en el mismo tema de inestabilidad de la aplicación de la justicia, el descubrimiento del asesinato masivo de 23 presuntos criminales a manos del Ejército en Tlataya, Estado de México, tiene confundido a la PGR. Quieren apoyar a la Sedena, donde manda el General Salvador Cienfuegos, pero no haya la forma. Claro, la presión de Estados Unidos al respecto es evidente. *** El fideicomiso de Javier Sordo Madaleno, construye un hotel en el centro de Guadalajara, Jalisco, entidad gobernada por Aristóteles Sandoval, con una inversión de 246 millones de pesos. Aún no tiene marca para operar aunque estimas que todavía es temprano, ya que lo inauguraran hasta finales del 2015.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORTIVA.- La marca española de ropa Adolfo Domínguez donó el 10% de sus ganancias de dos días a beneficio del proyecto la casa del niño indígena auspiciado por Fundación Coca-Cola. Más de 100 niños de la comunidad de Zoquipan en Nayarit, a través de la Casa del Niño Indígena, se verán directamente beneficiados. Fundación Coca-Cola, que lidera Vivián Alegría, y Adolfo Domínguez unen esfuerzos a favor del bienestar social y en apoyo a los sectores menos favorecidos al impulsar una alianza que permitirá beneficiar a más de 100 niños y jóvenes que residen en La Casa del Niño Indígena, “Oliverio Vargas Hernández”.

Comunícate: vsanchezb@gmail.com

Twitter, Facebook, Printerest: vsanchezbanos

Compartir