Compartir

Fernando Ramírez y 
Daniel Nájera

redaccion@ejecentral.com.mx

El alemán Wernher von Braun era ingeniero mecánico y aeronauta. En su afán por diseñar grandes cohetes se enlistó en el ejército alemán, que por entonces, con la llegada de Adolfo Hitler al poder en 1933, tenía disponible el mayor presupuesto para el desarrollo de armas de alto impacto, entre ellas, los misiles balísticos de largo alcance. 

El 3 de octubre de 1942, von Braun dirigía el lanzamiento del primer cohete de la era moderna, el A-2, que tenía un mecanismo de guía automático. Así, el ejército nazi le ordenó desarrollar cohetes con explosivos y se construyeron los A-3 y A-4. Hitler quedó tan complacido que ordenó que se produjera en serie A-4, al que el Führer bautizó como Vergeltungswwaffe-2, también llamado V-2.

«Este es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad”, Neil Armstrong, astronauta.

Braun organizó para la producción la planta Mittelwerk, donde trabajaban centenares de prisioneros de los campos de concentración. La ventaja de los V-2 era que impactaban sin ser rastreados antes, por su velocidad supersónica; sin embargo, en su sistema de guía había muchas fallas y la mayoría no acertaba en los objetivos exactos. Aunque hacia el final de la guerra se habían lanzado mil 150 de estos misiles contra Inglaterra y mil 125 contra Bélgica y otros países aliados. 

Los V-2 permitieron que Wernher von Braun se convirtiera en el artífice del programa espacial que llevó a Estados Unidos a conquistar la carrera lunar y así ganar la Guerra Fría.  

Dale clic a los puntos en color rojo y descubre información valiosa sobre la carrera espacial

Dale clic a los puntos en color rojo y descubre información valiosa sobre la carrera espacial

Dale clic a los puntos en color rojo y descubre información valiosa sobre la carrera espacial

Compartir