Foto: Presidencia

Compartir

Juan Carlos Rodríguez

Juan Carlos Rodríguez
jcrodriguez@ejecentral.com.mx

Al presidente Andrés Manuel López Obrador lo devora la impaciencia. Para que el 1 de diciembre de 2020 pueda alcanzar la meta de sentar las bases de la Cuarta Transformación, no basta con que él trabaje 16 horas diarias, los siete días de la semana. Ahora lo tendrán que hacer también sus colaboradores.

“Yo creo que si hay algo que tenemos que considerar es que lo más importante de todo es el trabajo y que tenemos que trabajar más, no perder el tiempo, aplicarnos más. Eso es lo que saco en conclusión. Trabajamos en el 19, pero debemos de trabajar más todavía en el 20”, dijo el mandatario en su conferencia matutina de este jueves.

A pregunta de ejecentral sobre las correcciones que hará a partir de este año, una vez superada la curva de aprendizaje de 2019, López Obrador dijo que su equipo de trabajo debe entender que “es una transformación la que se está llevando a cabo. No fue un simple cambio de gobierno, sino una transformación; y esto es una revolución pacífica, pero revolución al fin”.

Entonces, “no es para trabajar ocho horas o 10 o de lunes a viernes y descansar sábado y domingo. No, no, es todo el tiempo 16 horas diarias. Ya tendremos tiempo para descansar, porque yo voy a estar hasta septiembre del 2024 y ya no aspiro a ningún cargo en ningún lado, me retiro por completo. Me debo de entregar de cuerpo y alma a esta noble causa. No podemos perder el tiempo”.

Ante la duda de quiénes estarían obligados a redoblar el paso y trabajar con la intensidad que él lo hace desde hace 13 meses, el mandatario comentó: “Me toca alentar a todos para que quienes me ayudan se apliquen a fondo”.

Y posteriormente hizo extensivo el llamado a la población en general: “Y no sólo los que me ayudan en el gobierno, sino que todos los ciudadanos participen y avancemos, y logremos la transformación del país, que todos ayudemos a empujar al elefante, todos, porque política es tiempo y no hay que perder el impulso”.

López Obrador dijo estar contento por que la gente tiene encendida la llama de la esperanza y no hay desaliento. “¿Se acuerdan lo que decían antes? Que había mal humor social. No hay eso, hay optimismo, hay alegría, hay esperanza, y la esperanza es una fuerza muy poderosa. Entonces, tenemos que aprovechar esta circunstancia especial para consumar la transformación, para llevar a cabo los cambios.

Al hacer un balance de los logros del año pasado, el Ejecutivo federal dijo “se avanzó mucho en el 2019, mucho, y con poca confrontación política. La verdad es que los conservadores no terminan de despabilarse, están todavía desconcertados, aturdidos, y sus reacciones no han sido las más inteligentes, están muy enojados y desquiciados. Yo entiendo y, repito, creo que están derrotados moralmente”.

ejecentral solicitó al presidente López Obrador compartir los propósitos que se fijó para este 2020. El mandatario respondió que su aspiración es consolidar el gobierno llevando a la práctica con buenos resultados la transformación del país. “Yo pedí a los mexicanos en diciembre pasado que necesitaba un año más. El día primero de diciembre de este año quiero informar que ya se establecieron las bases de la transformación de México”.

Entonces, agregó, “voy a trabajar con este propósito, a consolidar lo que ya se inició y a iniciar lo que hace falta para entregar buenas cuentas el día primero de diciembre de este año. Esto pasa, principalmente, por el bienestar del pueblo, quiero que le vaya muy bien a los pobres, que no sufran, que le vaya bien al pueblo, y que al mismo tiempo, podamos ir serenando al país, que los problemas que se nos van a presentar este año los podamos resolver sin que haya pérdida de vidas humanas y que sea benévola con nosotros la naturaleza para que no tengamos que padecer de ninguna tragedia”. NR

Compartir