Foto: Mario Jasso/Cuartoscuro

Compartir

Redacción ejecentral

Por la persecución a una familia y posterior asesinato de un joven de 20 años a manos de militares en Tamaulipas, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al Secretario de la Defensa Nacional (SEDENA), Salvador Cienfuegos.

De acuerdo con el relato del padre de la víctima, él y su familia se dirigían, a bordo de un vehículo, hacia el municipio de Miguel Alemán, Tamaulipas, por la carretera conocida como “La Ribereña”, en Reynosa, cuando dos camionetas a exceso de velocidad los rebasaron y personal de la SEDENA, perteneciente a la 8/a Zona Militar, que perseguía a dichos vehículos disparó hacia la camioneta que él conducía, por lo que detuvo su marcha y salió de la carretera.

Ante ello, su hijo, de 20 años, hizo señas para que los militares dejarán de disparar, luego él bajó del vehículo y recibió los disparos que lo mataron.

La hija reclamó a los militares por el asesinato y en respuesta le indicaron que las personas de las otras camionetas fueron las que dispararon, por ello se inició una averiguación previa en la Agencia del Ministerio Público de la Federación en Tamaulipas.

Sin embargo, las indagatorias de la Comisión acreditaron que no hubo fuego cruzado, por lo que no se justificó que el personal militar accionara sus armas y concluyó que los elementos de la SEDENA ejercieron uso letal de la fuerza, ya que en todo momento tuvieron conocimiento de la posición de las camionetas perseguidas y en lugar de abstenerse de disparar cuando el joven tenía las manos alzadas fuera del vehículo, continuaron haciéndolo, hasta matarlo.

La CNDH acreditó las violaciones al derecho humano a la vida de la víctima, así como a la seguridad jurídica de su padre y hermana por el uso ilegitimo de la fuerza pública atribuible al personal militar perteneciente a la 8/a Zona Militar.

Por ello, la CNDH recomienda al secretario Cienfuegos reparar el daño y que las victimas reciban atención psicológica y tanatológica, así como inscribirlos en el Registro Nacional de Víctimas.

Además urgió a la SEDENA colaborar con la presentación y seguimiento de la denuncia ante la Procuraduría General de la República, para que inicie una carpeta de investigación a los militares involucrados.

Compartir